linea_separadora

Las obras del británico Neil Gaiman nos suelen ofrecer un billete de ida y vuelta a un universo de fantasía muy particular, inclasificable e inimitable, que seduce tanto como sorprende.
Hay muchos caminos diferentes para llegar hasta Neil Gaiman. Si te gusta el cómic te recomendaré «The Sandman«, por supuesto. Si eres un devorador de libros, «American Gods» o «Buenos Presagios» seguro que no te decepcionarán. Si me confiesas que lees poco o que aún no conoces a Neil Gaiman ni de oídas, te sugeriré probar con sus antologías, como «Objetos Frágiles«, «Material Sensible» o «Humo y Espejos«. Y si eres un lector joven te aconsejaría empezar con «Stardust«, «El libro del cementerio» o «Coraline«.
En «Coraline«, novela publicada en el año 2002 y galardonada con un Hugo y un Nebula en el año 2003, conoceremos a una niña de 11 años, valiente y decidida, que se acaba de mudar a una nueva casa, y explora las puertas de su nuevo hogar. Una de ellas está cerrada y tapiada. Cuando por fin consigue abrirla, Coraline se encuentra con un pasadizo secreto que la conduce a otra casa tan parecida a la suya que resulta escalofriante, pues hay otra madre y otro padre que quieren que Coraline se quede con ellos, se convierta en su hija y no se marche nunca.
Con «Coraline» Gaiman nos regala una nueva incursión en su mundo particular, ese lugar aterrador pero tierno, hecho a medida de los adultos aunque los protagonistas sean, casi siempre, niños inocentes. Un mundo al que hay que entrar con prudencia, pues es perturbador y desosegante, un universo cargado de máscaras, de miedos infantiles, nostálgico, extraño pero, a la vez, cotidiano, fantástico y rural, salpicado de un oscuro sentido del humor y, sobre todo, de una imaginación desbordante, siniestra y fuera de lo común.
A medio camino entre una novela de terror de Stephen King o una aventura de fantasía como «Alicia en el País de las Maravillas«, entre el romanticismo inglés y la novela gótica, esta novela de Neil Gaiman cuenta con inconfundible sello del autor que hará las delicias de jóvenes (algunos, más mayores que pequeños, más valerosos que miedosos) y adultos.

linea_separadora