Los lectores que ya han podido disfrutar de las dos novelas de Patrick Rothfuss, “El nombre del viento” y “El temor de un hombre sabio“, se vieron obligadas a comprar una edición en tapa rústica puesto que no había la opción en cartoné. Por fin Plaza & Janés ha corregido el error.

image1He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos. Me llamo Kvothe. Quizá hayas oído hablar de mí.

Músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino. Kvothe es un personaje legendario, el héroe o el villano de miles de historias que circulan entre la gente. Todos le dan por muerto, cuando en realidad se ha ocultado con un nombre falso en una aldea perdida. Allí simplemente es el taciturno dueño de Roca de Guía, una posada en el camino. Hasta que hace un día un viajero llamado Cronista le reconoció y le suplicó que le revelase su historia, la auténtica, la que deshacía leyendas y rompía mitos, la que mostraba una verdad que sólo Kvothe conocía. A lo que finalmente Kvothe accedió, con una condición: había mucho que contar, y le llevaría tres días. Es la mañana del segundo día, y tres hombres se sientan a una mesa de Roca de Guía: un posadero de cabello rojo como una llama, su pupilo Bast y Cronista, que moja la pluma en el tintero y se prepara a transcribir…

Hace un par de semanas que salió a la venta el segundo volumen de “Crónica del Asesino de Reyes” de Patrick Rothfuss, titulado “El temor de un hombre sabio”. Más de 1.200 páginas en formato rústica que empiezan allí donde terminaba “El nombre del viento”: en la Universidad. De la que luego Kvothe se verá obligado a partir en pos del nombre del viento, en pos de la aventura, en pos de esas historias que aparecen en libros o se cuentan junto a una hoguera del camino o en una taberna, en pos de la antigua orden de los caballeros Amyr y, sobre todo, en pos de los Chandrian.

El sello Plaza & Janés del grupo RandomHouse Mondadori ha vendido en España 90.000 ejemplares de “El nombre del viento” desde su publicación en el año 2009 sin apenas promoción, en formato rústica (22,90 euros el ejemplar de tapa blanda con solapas) y en formato bolsillo (que se podía encontrar a la venta por menos de 10 euros). Hace un par de semanas salió a la venta “El temor de un hombre sabio”, también en tapa blanda con solapas, por 24, 90 euros. En ninguno de los dos casos había ese formato cartoné en tapa dura que tanto apreciamos los coleccionistas, los que no queremos abandonar el libro por el ebook, los que valoramos el tacto del papel y de las cubiertas repujadas, aquellos lectores que guardamos nuestros libros con esmero en una estantería repleta. Un error, una omisión (¿consciente o inconsciente?) de la editorial, un olvido inaceptable.

Por fin alguien se ha dado cuenta en Plaza & Janés que un libro que ha levantado a su alrededor tanta expectación no puede publicarse sin su correspondiente edición en tapa dura. Tarde para algunos, puesto que los lectores más impacientes ya tienen en casa sus libros en formato cartoné, pero la omisión ha sido solventada. “El Nombre del Viento” queda así, contando con la edición particular del Círculo de Lectores, con cuatro ediciones diferentes y “El temor de un hombre sabio”, con dos. El cartoné de la primera está a la venta por 24,90 euros y el de la segunda, por 26,90 euros.

Hay tres cosas que todos los sabios temen: el mar en tempestad, una noche sin luna, y la ira de un hombre amable.

Más información en www.megustaleer.es y www.lahistoriadekvothe.com