El Capitán América es un personaje que, en España, no goza de demasiadas simpatías y que apenas conseguía enganchar a unos pocos lectores pero Ed Brubaker y Steve Epting pueden haber cambiado esa percepción.

No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/comic/Panini/capitanamerica34.jpg” porque contiene errores.CAPITÁN AMÉRICA vol. 7 números 1 a 34
Precio: 1.95 €
Guión: Ed Brubaker
Dibujo: Steve Epting
No se puede mostrar la imagen “https://www.via-news.es/images/stories/puntuaciones/4_5.gif” porque contiene errores.

Quizás esté exagerando pero mi caso se refleja perfectamente en el párrafo anterior. Nunca he sentido demasiadas simpatías por el Capi, apenas he seguido una o dos etapas de la serie regular y siempre he considerado que era un poco plasta. Y sin embargo estoy completamente enganchado a esta nueva etapa.

Sin duda Ed Brubaker es un genio capaz de atreverse a lo que nadie se ha atrevido: resucitar a Bucky, el primer compañero del Capi, allá por la 2ª Guerra Mundial, y convertirlo en un personaje más interesante que el propio protagonista de la serie. Sí, ya me imagino que muchos estaréis pensando que eso no es tan difícil; os equivocáis. De la mano de Brubaker Steve Rogers es un personaje dotado de más vida que de la que venía demostrando en los últimos años y aún así Bucky, el Soldado del Invierno, se ha mostrado como un auténtico (re)descubrimiento.

Todos aquellos que sigáis la serie sabréis de lo que hablo, Brubaker ha conseguido implantar en Marvel un concepto que a ésta le es ajeno: el legado. Bucky, el Soldado de Invierno, ha venido preparándose durante los últimos números, años, para convertirse en el nuevo Capitán América y esta vez, esta vez no puede haber un solo lector que considere que no es un digno e interesante sucesor que va a ofrecernos unas historias más interesantes… y actuales.

Pero Brubaker es tan sólo la mitad de un gran equipo, sin los lápices de Steve Epting la serie de El Capitán América no habría llamado tan poderosamente la atención, su estilo realista le viene como anillo al dedo a los duros y crudos guiones de Brubaker.

Ambos han conseguido hacer de la serie de El Capitán América, quién me lo iba a decir, un título que sigo con devoción mes a mes y del que, próximamente, haré una relectura completa de los más de 30 números en los que han venido tejiendo una extensa trama argumental que comenzó con la muerte de Cráneo Rojo, continuó hasta el asesinato de Steve Rogers y aún ahora está inmersa en la consolidación de Bucky como personaje y como futuro nuevo Capitán América (el mes que viene) sin haber perdido intesidad o interés.

Viendo esta maravillosa serie no puedo dejar de preguntarme cuándo piensa Panini recuperarla en tomos. Porque esta serie sí se lo merece.