Aniquilación Conquista ha llegado a su tercer volumen en donde podemos disfrutar con el final de la miniserie de Starlord (os dejará con más ganas) y con la miniserie de Wraith, Fantasma, (ni frio ni calor).

https://www.via-news.es/images/stories/comic/Panini/aniquilacion3.jpgANIQUILACIÓN: CONQUISTA # 3: EL FANTASMA
Guión: Keith Giffen, Javier Grillo-Marxuach
Dibujo: Timothy Green II, Kyle Hotz
Entintado: Victor Olazaba
Color: Nathan Fairbairn, Gina Going-Raney
Correspondencia Original:
Annihilation: Conquest – Starlord 3, 4, , Annihilation: Conquest – Wraith 1, 2, 3, 4
Tomo 17x26cms, tapa blanda
144 páginas a color
Precio: 9.25 €
{xtypo_quote_left} La Falange asienta su conquista sobre la zona kree, pocos osan oponerse a las tropas reconvertidas por la Falange, aunque una serie de héroes lucharán hasta el final por salvar incluso a aquellos que ya han perdido la esperanza.{/xtypo_quote_left}

Como ya os he comentado en las anteriores reseñas de Aniquilación: Conquista estoy encantado con lo que Marvel ha hecho, y dejado hacer, a Keith Giffen & cía, no sólo por los profundos cambios que están viviendo personajes que, hasta ahora, se daba por muertos editorialmente hablando, sino porque ha sido capaces de regalarnos historias francamente entretenidas en las que TODO puede cambiar de la noche al día.

Una perfecta muestra de lo que digo es la genial miniserie dedicada a Starlord, donde no sólo destruyen por completo la esencia y poderes del personaje, sino que lo reinventan y reintroducen en el universo cósmico de Marvel con una mezcla de humor, acción y fatalismo que le sienta como un auténtico guante a un personaje con el que nadie sabía que hacer. En apenas media docena de números todo eso cambia y Starlord se convierte en uno de los personajes más interesantes que me he echado a la cara en tiempos.

Pero, desgraciadamente, también tenemos que hablar de otros personajes que no me acaban de convencer, si en el anterior volumen teníamos a la nueva Quasar, un personaje que recordaba, en lo malo, a las series de los 90, en este tenemos a Wraith, Fantasma, un personaje que no pasa de ser un diseño molón y… poco más.

Fantasma me parece una idea fallida que no acaba de encandilarme, y eso que cuando veía las portadas USA me impresionaba, pero tras leer la miniserie me quedo un poco… ¿indiferente? Sí, vale, es superpoderoso, qué diseño más guapo, qué historia más ¿vanal?, qué poquita sustancia tiene. Porque Wraith es un personaje que pasa de todos, que no encuentra su hueco en la historia hasta el final, y lo hace mal, y que no deja de ser un niñato al que dan ganas de sacudir dos sopapos para que se centre un poquito. En fin, la quintaesencia de los personajes oscuros de los 90.

Total que estamos ante un tomito que vale la pena comprar por tan sólo dos números de 48 páginas, porque entre la sosa historia que Javier Grillo_Marxuach y el horrendo dibujo de un desganado Kyle Hotz, que no comienza mal, pero que va perdiendo interés en el comic a pasos agigantados hasta resultar sumamente confuso y una parodia de lo que nos puede llegar a ofrecer (buena prueba de ello son las portadas), pues como que te quedas con un sabor agridulce, sobre todo porque estás a la espera de que la historia, la verdadera, comience de una vez y te estás preguntando por qué Panini ha optado por publicar lo que no es sino morralla (Wraith y Quasar). Claro, lo hacen porque, es de suponer, habrá elementos importantes en ambas miniseries pero… ¡qué caro nos sale!

En fin, que hay que comprar y leer este volumen por la genial miniserie de Starlord y tratar de leer rápidamente y sin prestar mucha atención, sólo interesan las 10 últimas páginas, la miniserie de Wraith mientras quedamos a la espera de pastos más verdes e interesantes que, seguro, llegarán en el próximo volumen.