Kurt Busiek es uno de esos guionistas que JAMÁS ha recibido el mérito que merecen sus obras, por mucho Astro City o Marvels que mencionemos nunca se le ha respetado como se merecen sus guiones, aunque con Batman: Criatura de la noche, y Superman: Identidad Secreta, haya demostrado de lo que es capaz.

Criatura de la Noche  Batman: Criatura de la Noche   
Edición original: Batman: Creature of the Night núms. 1-4 USA
Fecha de edición: mayo de 2020
Guión: Kurt Busiek
Dibujo: John Paul Leon
Formato: Cartoné, 216 páginas. Color.
24€

Bruce Wainwright es un niño feliz que vive en Boston con sus padres. A su tío Alton lo llama Alfred de forma cariñosa, lo cual no es ninguna casualidad. Al fin y al cabo, Bruce es un gran admirador de Batman, el héroe de ficción cuyos cómics devora a todas horas. No obstante, cuando la tragedia llega a su vida de forma trágicamente similar a lo sucedido en el Callejón del Crimen, Bruce experimenta una serie de cambios. ¿Serán realidad? ¿Serán ficción? ¿Será solo el producto de una mente traumatizada?

Hace unos cuantos años, muchos, Kurt Busiek nos sorprendió con Superman: Identidad secreta, una revisión del propio Superman a través de un nuevo Clark Kent, que vive en el mundo real y que descubre que tiene los mismos poderes que Superman en un mundo sin héroes. Años después Kurt Busiek regresa con el mismo espíritu en Batman: Criatura de la noche, aunque con un protagonista como Bruce Wainwright, un niño que sufre la misma tragedia que Bruce Wayne y que, ya de antes, vive obsesionado con el Batman de los cómics.

Lo primero que hay que decir sobre Batman: Criatura de la noche es que es mucho más oscura y siniestra que Superman: Identidad Secreta, y es que aquí Bruce no sólo perderá a sus padres sino que comenzará a, aparentemente, perder la cabeza y cometer los excesos que Bruce Wayne parecía cometer en los cómics, pero mientras tanto entra en contacto mental, y posteriormente físico, con un Batman más terrorífico cuya actividad comparte a través de un enlace mental (estas palabras son mías) que le permite ver cómo éste se enfrenta al crimen y a los problemas que acosan a Bruce.

Lo principal de Batman: Criatura de la noche se basa en que aquí el personaje es BRUCE WAINWRIGHT y no Batman, lo que importa, el personaje con el que se empatiza es Bruce, no su “identidad secreta”, sino el niño que sufrió una tragedia y que años después continúa intentando salir adelante, tropezando, obsesionado, pero siempre apoyado por su familia, ese Alfred y su “secreto”, esa Robin a la que el propio Bruce, no Batman, salva. Ese Bruce que está a punto de perder la cabeza pero que lucha por comprender qué le está sucediendo y por qué le visita esa criatura de la noche.

No quiero desvelar las respuestas a la pregunta que supone la razón de ser de Batman: Criatura de la noche, basta con que el lector lo vaya descubriendo y disfrutando a la par del magnífico trabajo de John Paul Leon, a quien jamás había visto realizar un trabajo tan limpio, bello y realista. Sinceramente me ha sorprendido muchísimo el apartado del dibujo.

Lo justo es lo justo, llevo tiempo quejándome de que ECC Cómics no incluía material propio en sus ediciones y en Batman: Criatura de la noche lo han hecho, no sólo por el texto en el que Kurt Busiek explica sus planes para este título, sino con un interesante artículo introductorio al comienzo del tomo.

Si Superman: Identidad Secreta es uno de esos cómics a los que da gusto regresar una y otra vez Batman: Criatura de la noche también parece destinado a convertirse en un clásico que disfrutar una y otra vez.