George Clooney y Julia Roberts vuelven a encontrarse en la gran pantalla como dos ex a los que no les queda más remedio que unir sus fuerzas para impedir que su hija, perdidamente enamorada de su pareja, cometa el mismo error que ellos.