Han pasado ya casi cinco años desde que Dolmen Editorial publicó “Superstar“, un one-shot de 48 páginas en el que Kurt Busiek y Stuart Immonen nos proponían un superhéroe original y diferente. Así que, ¿por qué no reseñar este título que aún está a la venta

"Superstar" (Kurt Busiek y Stuart Immonen, Dolmen Editorial)Superstar
Edición original: Superstar USA
Fecha de edición: junio de 2006
Guión: Kurt Busiek
Dibujo: Stuart Immonen
Tinta: Wade Von Grawbadger
Color: Jeromy Cox
Formato: 48 págs.
5,5 €
Cody Brideges es el mayor super-héroe del mundo. Y el más popular. Porque si dejase de serlo perdería sus poderes. ¿Qué pasa el día en que debe enfrentarse a la mayor amenaza de su carrera y su fama empieza a decaer?
Kurt Busiek y Stuart Immonen, el quipo de la exitosa Shockrockets, dan en este relato completo una interesante visión de la fama aplicada al género de los superhéroes.

Cierto es que lo habitual por aquí suele ser reseñar cómics que sean de máxima actualidad pero… ¿sabéis qué? Tras salir a la venta lo de la “máxima actualidad” suele durar un par de semanas, después la cosa se olvida y muchos cómics, algunos muy buenos, se quedan esperando en las estanterías una oportunidad. Pues bien, hace unos días me encontré a la venta Superstar y dado que, ahora, los 5,5 € no me parecen tan caros por un cómic de 48 páginas con un acabado tan bueno, y en vista de que está hecho por Busiek e Immonem, me decidí a comprar este proyecto del sello Gorilla. Uno de esos cómics que tenía en la lista de “pendientes” y que, afortunadamente, ya puedo retirar de esa lista para pasarlo a la de “próximas relecturas”.

Superstar nos presenta a Cody, un joven superhéroe cuyo único sueño es ayudar y hacer el bien… desgraciadamente vive en una familia controlada por un padre dueño de una empresa internacional que ve en su hijo mayor un auténtico filón de oro… algo parecido a lo que ve también la mayor confidente y amiga de Cody… por suerte el público tiene una imagen muy distinta de Cody, ven en él al héroe que él lucha por ser. Y es una suerte porque sin el público los poderes de Cody desaparecerían ya que él tan sólo es un recipiente para el poder, él lo almacena y gasta, pero es incapaz de generarlo, para ello necesita del público y… de su padre, con lo que Cody tiene que andar siempre en la cuerda floja para hacer el bien sin que su padre se aproveche en exceso de su fama y poderes para hacer dinero. Un balance muy complicado de mantener.

Me ha encantado Superstar, el trabajo de Kurt Busiek es muy original e innovador, la fe es el poder que sustenta a este héroe, pero no como en ocasiones, aquí la fe es absolutamente necesaria para el triunfo de un héroe al que no le queda más remedio que ser totalmente mediático. Es una lástima que Busiek no siguiera adelante con esta serie, porque prometía mucho, sobre todo con la relación de Cody con su padre, con su “querida” amiga de la infancia, etc… No se puede obviar la figura mesiánica que Superstar representa, algo a lo que Busiek volvería, años después, en una serie de Superman que fue publicada recientemente en España por Planeta donde un predicador otorgaba poderes a un miembro de su congregación gracias a la fe que su parroquia tenía en él. Nuevamente, un esbozo de lo pudo haber sido esta serie.

Mención aparte merece el trabajo de Stuart Immonem, sencillamente es para recrearse en cada página, en cada viñeta, con el trabajo de un autor con una narración muy sólida y un estilo fresco que le sienta como un guante a esta serie.

Sobre la edición de Dolmen poco se puede decir a estas alturas, era y es impecable y es una lástima que el precio me echase hacia atrás hace unos años, porque estoy seguro de que me hubiese encantado también entonces.

En definitiva uno de esos cómics que merece la pena rescatar del olvido. Puede que Gorilla fuese una iniciativa que fracasó, pero nos dejó un buen puñado de buenos tebeos.