El gobierno de España ha subido el IVA (impuesto del valor añadido) del 8% al 21% en muchos ámbitos de la cultura. Por ejemplo, el precio de las entradas de cine se disparará del 8 al 21%, el precio de los libros en papel se mantiene el 4% superreducido y el de los Ebook sube del 18 al 21%. Eso significa, por ejemplo, que muchas salas de cine y teatros no tardarán en cerrar, que las audiencias de cine caerán aún más, que la piratería será la única forma de poder consumir algo de cultura sin arruinarse y que el mundo de la cultura en general está al borde de la quiebra. Un aplauso para esos políticos que están hundiendo el país.