Marjorie Liu y Mark Brooks nos ofrecen un cómic que debería haberse convertido en la película de Han Solo (digo esto sin haber visto la película), un derroche visual y argumental que nos trae de vuelta al mejor, y más rebelde, Solo.

Star Wars: Han Solo       
Edición original: Han Solo nº 01 a 05 USA
Guión: Marjorie Liu
Dibujo: Mark Brooks
Color: Sonia Oback
Formato: Libro cartoné, 128 págs. color.
16,95€

¡Prepárate para la llegada de la película del contrabandista más buscado de la galaxia con el tomo recopilatorio!

La galaxia, oprimida por la implacable brutalidad de Imperio, vive un periodo de inquietud debido a que hay poca esperanza de cambio. Aún así, los rebeldes se han unido para enfrentarse a dicho mal.

A medida que la Rebelión va obteniendo poder, los imperiales han de emplearse a fondo para evitar los intentos de derrocamiento. Dado que esto mantiene ocupadísimo al Imperio, las oportunidades para llevar a cabo empresas criminales van en aumento.

Han Solo se ha apartado de la causa rebelde y ha vuelto a concentrarse en lo que mejor se le da, el contrabando. Desconfiado por naturaleza, duda de todo aquel que se cruza en su camino. Por desgracia para él, no va a poder pasarse toda la vida por debajo de los radares…

El pasado 24 de mayo se estrenaba en todo el mundo la película de Han Solo con el temor de no estar a la altura del personaje que hemos visto en la trilogía clásica y original, por eso debo reconocer que algo de respeto le tenía a la recopilación de la miniserie de Han que Planeta Cómic ha recopilado en un tomo y que, francamente, ha disipado todas mis dudas. Es como ver un pedacito de la historia que conocemos, pero que nos estaba velado.

La principal idea de los cómics de Star Wars es dar a los fans más material de sus personajes favoritos, ampliar el universo cinematográfico y explorar esa galaxia tan lejana a través de estas historias que tan sólo podemos disfrutar en el cómic. Así es como me enganché a Star Wars y a Darth Vader, las dos primeras series regulares del Universo de Star Wars, y también es como Han Solo me ha conquistado en una historia en la que se ve obligado a participar en una carrera, la Carrera del vacío del Dragón, entre los mejores pilotos de la galaxia donde, cómo no, el ego de Han supera al de todos los demás.

La Carrera del vacío del Dragón no es sino una tapadera bajo la cual Han y Chewbacca van a recoger a tres informantes de la Alianza, entre los que se oculta un asesino y traidor, y para pasar desapercibidos optan por inscribir a Han Solo en la carrera. Naturalmente el ponerle un caramelo así a Solo no sólo dará alas a su ego, sino que nos ofrecerá momentos realmente emotivos en los que recordemos al propio Harrison Ford, y es que Mark Brooks ha mejorado una barbaridad y todos sus personajes nos recuerdan a sus respectivos intérpretes.

Marjorie Liu y Mark Brooks se han esforzado muchísimo por ofrecernos una historia repleta de momentos starwaseros, con un Han Solo que se ve y se siente auténtico y la emoción que tan sólo una persecución de naves espaciales del Imperio y de la Alianza nos puede ofrecer. Estoy realmente satisfecho con el trabajo de ambos, además, aplaudo a Liu por el McGuffin que nos presenta y que permite disfrutar de la historia que, además, Brooks ilustra como nunca antes le he visto dibujar. Si a esto le unimos los momentos compartidos entre Han y Leia… no se puede pedir más.

En definitiva, este volumen de Han Solo es mucho más que recomendable, especialmente si has salido del cine decepcionado con la película, estoy seguro de que este cómic te devolverá la sonrisa y la emoción.