Hay que reconocer que Matthew McConaughey ha conseguido hacer un cambio de registro y dar una vuelta de 180 grados a su carrera cinematográfica, donde se estaba encasillando como galán y chico guapo para papeles ridículos en comedias románticas, para apostar por papeles difíciles y arriesgados, que no tardarán en garantizarle algún premio de relumbrón.

Matthew McConaughey (“Tropic Thunder”, “Sahara”, “Novia por contrato”, “Cómo perder a un chico en 10 días”,…) ha cambiado. Sus últimos trabajos (“Mud”, “Magic Mike”, “The wolf of Wall Street”,…) demuestran que el actor norteamericano ha sabido cambiar el rumbo de su carrera, desde papeles en comedias románticas de medio pelo hacia apuestas más arriesgadas y que le ha obligado a realizar un tour-de-force físicos como este “The Dallas Buyers Club” basada en la historia real de Ron Woodroof, un toxicómano a quien se le diagnosticó el SIDA y se le dieron pocos meses de vida. Incapaz de pagar el tratamiento que podía salvar su vida, o alargarla, junto a la doctora Eva Saks creo un club donde obtener medicamentos alternativos y acerlos más accesibles para todos aquellos que se encontraban en su misma situación. Pero estos antivirales, drogas ilegales en los EE.UU., provocaron la respuesta hostil de varias compañías farmacéuticas.
Dirigida por Jean Marc Vallée (“C.R.A.Z.Y.”, “Café de Flore”), el reparto de “The Dallas Buyers Club” también cuenta con Jared Leto y Jennifer Garner, y llegará a los cines de los Estados Unidos el próximo 6 de diciembre.

{youtube}1HVQB-20A6o{/youtube}