El primer episodio de la segunda temporada de «The Walking Dead» de la cadena AMC rompió todos los registros estimados y reunió a 7,3 millones de espectadores norteamericanos frente al televisor. Esta cifra supera, por mucho, las audiencias del primer capítulo y del último capítulo de la primera temporada.