En tres ocasiones Marvel intentó trasladar las aventuras de Frank Castle ‘El Castigador’ de los cómics a la gran pantalla, y en las tres ocasiones fracasó. ¿Errores de cásting, en el guión, en la elección del director, en el presupuesto exiguo, en la poca confianza de los productores,…? Si desde el principio hubiesen seguido las indicaciones de “Dirty Laundry” otro gallo les hubiese cantado.

Tres intentos, tres fracasos. La relación del Castigador (The Punisher), el personaje de Marvel Comics creado en el año 1974 como antagonista y rival de Spiderman por el guionista Gerry Conway y el dibujante John Romita Sr., con el mundo del cine no es, ni mucho menos, satisfactoria.
Las tres películas dedicadas a Frank Castle no consiguieron que las cifras se acercaran a las taquillas de otros proyectos cinematográficos de Marvel como “Hulk”, los tres “Spiderman”, “Thor” o “El Capitán América”. Fueron un desastre. Una en el año 1989, con Dolph Lundgren como protagonista, otra en el año 2004, con Thomas Jane como Frank Castle y John Travolta como antagonista del antihéroe, y la última, en el año 2008 y con Ray Stevenson de protagonista, titulada “Punisher War Zone” de la directora alemana Lexi Alexander, que costó 35 millones de dólares y que no recaudó ni la mitad. En nuestro país ni siquiera se estrenó en los cines. Pero todos pueden y deben aprender de sus errores.
“Dirty Laundry” es un violento cortometraje fan film, una película de diez minutos de duración realizada por aficionados para Raw Studios, que se presentó en la reciente convención Comic Con de San Diego, donde el actor Thomas Jane, que ya fue protagonista en una de las películas dedicadas al personaje, interpreta de nuevo Frank Castle. El corto cuenta, además, con un cameo del carismático Ron ‘Hellboy’ Perlman y la colaboración de Tim Bradstreet.

{youtube}bWpK0wsnitc{/youtube}