El tema de los nombres de las calles de las ciudades de nuestro país tiene miga. Cada ciudad gestiona el asunto de una manera diferente: los unos solamente ponen nombre de personalidades fallecidas y cinco años después de su deceso, otras ponen nombres de grupos de heavy metal a algunas de sus calles, otros apuestan por los nombres de mujeres para equilibrar el exceso de nombres masculinos,… Un desorden, vamos. 

Pero entre el desorden, a veces, brilla una perla. Por ejemplo en Zaragoza, en la zona de Parque Venecia, donde se puede encontrar una calle dedicada al artista italiano Hugo Pratt (1972-1995) creador del inolvidable aventurero, mestizo, vividor y marino apátrida Corto Maltés en el ya lejano año 1967, en las primeras páginas de una historia titulada “Una Ballata del Mare Salato” para la revista “Sgt. Kirk”, cuyas aventuras han sido traducidas a una decena de idiomas.

image1