Will Hawkins es un chico difícil. Después de un encontronazo con la policía, se encuentra ante un gran dilema: ingresar en un centro de menores o ir a un campamento de verano religioso. Aunque al principio le cuesta integrarse, Will acaba abriendo su corazón, se enamora de una chica y encuentra su sitio allí donde nunca lo hubiera imaginado.