Anoche comenzó, en Cuatro, el Saturday Night Live versión española con Antonio Resines como anfitrión (figura habitual del homónimo yankie) y la verdad es que me gustó. Actualizado con datos de audiencia.

 

https://www.via-news.es/images/stories/tv/snlcuatro.jpgAntes de nada vamos a explicar, un poco, en qué consiste el Saturday Night Live. Básicamente es un programa que se emite en directo y que cuenta con un anfitrión invitado que varía cada semana, así como con varios artistas, actores, etc, invitados que “apoyan” al anfitrión y que, como éste, participan en los sketches que componen el programa. Naturalmente hay una plantilla fija de actores en todos los programas. Ah, sí, también suele haber un cantante o grupo invitados que deleitan al público con una actuación, en directo.

Algún buen aficionado a las series de TV puede reconocer la inspiración que Saturday Night Live ha ejercido en series como 30 Rock o Studio 60 on the Sunset Strip. Lo cierto es que sí, estas series sirven para hacerse una idea de cómo es un programa de humor en directo al más puro estilo Saturday Night Live, pero entre bambalinas. Ayer, gracias a Cuatro, pudimos ver lo que es un Saturday Night Live… en jueves.

Porque, la verdad, ese es el principal problema del Saturday Night Live español, que se emite los jueves… bueno, para ser sinceros tampoco es que eso sea algo muy molesto, como espectador me molestó más ver lo poco en serio que en Cuatro se tomaron el comienzo del programa. Estuve esperando a que diesen las 22:30 viendo El Intermedio, el fútbol, lo que fuese con tal de no soportar El Hormiguero, programa que cada día aborrezco más y que se extendió unos 15 minutos, más o menos, retrasando así el estreno más esperado de Cuatro, no sé vosotros, pero si anuncias a bombo y platillo que un programa empieza a las 22:30 horas, coñe, ¡cumple el horario que tú mismo te pones!

Eso sí, cuando, por fin, comenzó SNL, con un sketch bastante divertido en el que le dieron caña a Antonio Resines por el final de Los Serrano se me habían olvidado los problemas del retraso del comienzo (aunque, la verdad, estuve a punto de pasar del tema y acostarme). El programa comenzaba bien y ya me había arrancado alguna que otra sonrisa.

La estructura que siguen en “nuestro” SNL es, básicamente, tener al anfitrión dando la cara y una ágil y rápida combinación entre sketches en vivo y algunos grabados. El programa es muy vivo, cosa que se agradece y apenas hubo publicidad (de hecho, ahora mismo no recuerdo pausa alguna, aunque seguro que las hubo porque no las hubo, ni un sólo minuto de publicidad). Lo más interesante del programa es ir viendo como, poco a poco, se van sumando el resto de personalidades invitadas, cómo éstas participan en los sketches junto a los “actores fijos” (muy buenos, la verdad) y como “fluye” el programa.

Para mi gusto los sketches estaban bastante bien, aunque hubo un par (el concurso japonés y el restaurante italiano) que no me acabaron de convencer demasiado, se me hicieron demasiado largos, pero el nivel del resto fue bastante bueno.

En cuanto a la actuación, lo cierto es que con una plantilla fija compuesta por gente como Eva Hache, Edu Soto, Secun de la Rosa, Gorka Otxoa o Yolanda Ramos, pues da bastante buen rollo, y si les acompañan Antonio Resines o Pepe Viyuela, pues la cosa mejora.

Vamos, que a mi, ayer, me gustó mucho Saturday Night Live, me parece interesante el programa y, si arreglan el problema del inicio (un poco de puntualidad, por favor) pues seguramente me convierta en un fijo de los jueves (además, es perfecto para verlo tumbado en la cama justo antes de dormirte). Eso sí, seguro que el rodaje les hace coger más confianza y soltura, eché en falta un poco más de mala baba con los políticos españoles, pero, aún así, el nivel me pareció muy bueno. Me han convencido.

Y parece que también a la audiencia, puesto que ha sido el estreno mejor visto de Cuatro derrotando al resto de cadenas, excepto a Tele 5 que con el Barça-Mallorca se llevó el gato al agua, con una audiencia del 13.8% y una media de  2.547.000  espectadores, lo que no parecen malos datos, aunque sin el fútbol de por medio seguramente hubiesen sido mejores. A ver qué tal lo hacen la semana que viene.

Por cierto, el próximo invitado, 12 de febrero, del SNL no es otro sino Paco León y la verdad es que me apetece ver ese programa también. Espero que se vayan soltando poco a poco, pero… sí, me apetece.

Blog del programa