Rick Veitch es uno de esas personas impulsivas capaces de jugar

Rick Veitch es uno de esas personas capaces de jugarse el todo por el todo, así, con tan sólo diecinueve años condujo su coche desde Vermont a San Francisco con apenas 45$ decidido a trabajar en el mundo del comic.

Primeros trabajos

Su primer trabajo, guionizado por su propio hermano, Tom, se publicó en 1973. Era una parodia del comic de terror titulada Two-Fisted Zombies. Tras este trabajo Rick ingresó en la recién creada Joe Kubert School, en 1976, y dos años después se graduó en la primera promoción junto a Steve Bissette y John Totleben, autores con los que trabajaría en numerosas ocasiones.

Pero Veitch no dejó de trabajar en el mundo del comic durante estos años y realizó una docena de historias cortas para DC Comics en la serie Our Army At War donde colaboró con Steve Bissette, John Totleben, Tom Yeates y Tim Truman, con los que formaría los Flying Dutchmasters Studios. A raíz de este trabajo comenzaría a trabajar también en la revista Heavy Metal.

Fruto de su trabajo en Heavy Metal Rick Veitch adaptaría la película de Steven Spielberg 1941 junto a Steve Bissette y Allen Asherman. Desgraciadamente la película se convirtió en el primer fracaso de Spielberg lo que no benefició a las ventas de la novela gráfica.

Marvel y Epic

En los años 80 Rick comenzó a trabajar para Marvel dentro del sello Epic, cuyo editor era Archie Goodwin, en la Epic Magazine, donde realizó varias historias y donde colaboró por vez primera con Alan Moore. Posteriormente, y todavía para Epic, creó en dos novelas gráficas; Abraxas & The Earthman y Heartburst, una sátira inscrita en el género de la ciencia-ficción que trata sobre la influencia de las empresas mediáticas en la cultura popular, y la miniserie de seis números, The One, una extraña fantasía superheroica con monstruosos superhéroes.

Pero Rick Veitch estaba llamado a dejar huella. Su currículo comenzó a engordar a base de realizar algunos episodios en series como Nexus o Scout. Este trabajo le llevó a convertirse en el sustituto de Alan Davis en Miracleman, serie guionizada por Alan Moore. Veitch cambió el aspecto visual de la serie con escenas que han pasado a la historia, como la del nacimiento del hijo de Miracleman.

La Cosa del Pantano

Pero si por algo es conocido Rick Veitch, en esta época, es porque en el número 37 de Swamp Thing comenzó a dibujar los guiones de Alan Moore. Además de constituir el inicio de su colaboración en Swamp Thing este número es famoso por incluir la primera aparición de John Constantine, que se conviertió en un personaje regular de la serie a partir del número 50.

Alan Moore y Rich Veitch continúan trabajando juntos en Swamp Thing hasta que el primero abandona la serie en el número 64 enfadado con DC Comics. A partir de ese momento Veitch se convierte también en guionista de la serie, compaginando el apartado gráfico con Alfredo Alcala. Veitch sigue la estela de Moore, pero poco a poco se va distanciando e introduce elementos como el viaje en el tiempo que le permite revisitar la Historia, y la religión. Este cambio de temática acabaría provocando su marcha de la serie, ya que DC no le permitió publicar un número todavía inédito en el que aparecía Jesucristo. El hecho de que Veitch contase con el visto bueno inicial de DC para esta historia provocó que éste jurase no volver a colaborar con DC hasta que ese número fuese publicado.

Mirage y Tundra

Rick Veitch pasaría a colaborar con Mirage, la editorial de las Tortugas Ninja Mutantes, donde realiza un arco argumental, The River, antes de comenzar a trabajar para la editorial hermana de Mirage, Tundra, donde publicaría las novelas gráficas Bratpack y The Maximortal. Estas novelas gráficas continúan el trabajo iniciado en The One parodiando el género de los superhéroes, aunque van un poco más allá tanto en los niveles de violencia de estos comics como en su temática. Muchos ven un ataque contra la propia esencia americana al considerar que a través de estos comics se afirma que los superhéroes son la demostración de la tendencia al fascismo estadounidense. Rick Veitch, sin embargo, afirma que con estos comics tan sólo pretendía burlarse de las afirmaciones del psicólogo Fredric Wertham, que llevaron a la creación del Comics Code.

Autopublicación

El fracaso editorial que supuso Tundra, llevó a Rick Veitch a autopublicarse, creando King Hell Press donde reeditaría en blanco y negro la mayoría de sus novelas gráficas anteriores, pero aunque la editorial no ha obtenido demasiados beneficios Veitch continua apostando por ella y publicando material como, por ejemplo, Rare Bit Fiends, un diario de sueños, o distintas recopilaciones como Rabid Eye, Pocket Universe y Crypto Zoo.

Image Comics y ABC

El siguiente trabajo de consideración de Rick Veitch lo lleva a colaborar de nuevo con Alan Moore en dos títulos de calidad indiscutible para Image Comics, 1963, donde también se reencuentra con Steve Bissette y John Totleben, y Supreme.

A tenor del buen resultado de esta colaboración Veitch vuelve a trabajar con Alan Moore en el sello editorial del británico, America's Best Comics, para WildStorm. Dibujando las historias de Greyshirt, un homenaje de Alan Moore al Spirit de Will Eisner, en Tomorrow Stories. Posteriormente Veitch se encargaría de realizar en solitario un one-shot del personaje titulado Greyshirt: Indigo Sunset.

Pero el destino les tenía reservada una sorpresa, ya que a pesar de haber jurado que no volverían a DC, la venta de Wildstorm a DC hizo que tanto Rick Veitch como Alan Moore, estuviesen, de facto, trabajando para DC.

Mientras que para Alan Moore esta situación no acabó de resultar precisamente cómoda, Rick Veitch “firmó la paz” con DC Comics y de esta manera comenzó a trabajar de nuevo con esta editorial.

DC Comics

Unos años antes el espíritu inquieto de Veitch le llevaría a co-crear junto a Steve Conley en 1998, la página web Comicom.com que actualmente es uno de los sitios webs más conocidos de los Estados Unidos y que, entre otros servicios, aloja la página web de noticias Pulse (e incluso, durante un tiempo, alojó la famosa Newsarama). A día de hoy Comicon.com es un auténtico éxito que demuestra la viabilidad del sueño de Conley y Veitch de ofrecer un espacio en la Red para los fans, autores y editoriales.

Pero volvamos al comic en papel y es que Rick Veitch comenzó a trabajar en un relanzamiento de la serie de Aquaman, una de las etapas más frescas e interesantes que ha vivido el personaje en décadas. Naturalmente esta etapa tampoco estuvo exenta de polémica, especialmente por el cambio en el status quo de Aquaman, gobernante de una nueva comunidad, pero también por algunas de las situaciones morales que afrontó el personaje y que resultaron un tanto espinosas.

Poco después, y de nuevo en DC Comics, se ocuparía junto a Tommy Lee Edwards, de relanzar a The Question en una miniserie de seis números del personaje, en la que optaron por trasladar a Vic Sage (Question) a Metropolis, obviando así a uno de los más interesantes escenarios del Universo DC, Hub City, esto hizo que la miniserie no fuese muy bien acogida por los fans.

En la actualidad Rick Veitch prepara una novela gráfica para el sello Vertigo de DC comics titulada Can’t Get No. En esta novela gráfica el protagonista, Chad Roe, despierta un día para encontrarse cubierto, de pies a cabeza, de una tinta indeleble en la que encuentra una cita; “las reglas de la civilización ya no se aplican”, este suceso unido a la visión de las Torres Gemelas llevarán a Chad a emprender un viaje a través de los Estados Unidos.

Página web del autor

www.comicon.com/veitch/veitch.htm

Artículo redactado y publicado por Norma Editorial