No me cuento entre los seguidores del director manchego Pedro Almodóvar pero debo reconocer que su filmografía atesora coherencia, criterio y una evolución ascendente que le colocan, con justicia, entre los creadores más valorados del mundo del cine. Con “La piel que habito“, que se estrena el próximo viernes, recupera a Antonio Banderas y Elena Anaya para narrar una historia de venganzas y mentiras.

El nuevo trabajo de Pedro Almodóvar, “La piel que habito” se había mantenido en la más absoluta discreción hasta su presentación en el Festival de Cannes, donde pasó de puntillas y se marchó de vacío, sin ningún premio.
Esta película, su decimoctava como director, marca el reencuentro del director manchego con Antonio Banderas, 21 años después de “Átame!”, que protagoniza el film junto a Elena Anaya, víctima y superviviente de un drama donde caben la venganza y la mentira. Con un guión lejanamente basado en “Tarántula”, la novela de Thierry Jonquet cuyos derechos compró la productora El Deseo hace más de diez años, ha sufrido más de veinte versiones y revisiones desde que Almodóvar empezó a trabajar con él, en el 2006, antes de “Volver”. En el reparto, además de Banderas y Anaya, podemos encontrar a Marisa Paredes, Blanca Suárez, Eduard Fernández, Fernando Cayo, José Luis Gómez, Bárbara Lennie, Jan Cornet y Roberto Álamo.
En “La piel que habito” una casa palacio del Siglo XVIII será, durante seis años, el siniestro teatro de operaciones de un cirujano plástico sin barreras morales. La vida del doctor Ledgard ha sido un viacrucis de acontecimientos dolorosos. Su mujer murió tras sufrir graves quemaduras en un accidente de coche y desde entonces ha investigado en la creación de una piel artificial como la que hubiera podido salvarla. Robert Ledgard solo se siente invencible en el quirófano y en su laboratorio. Para él, la ciencia es un universo ilimitado y la tentación de crear una nueva criatura, más que un deseo. La terapia transgénica con humanos, ,prohibida en la comunidad científica por razones éticas, será el camino. Y no parará hasta conseguirlo, aunque tenga que pagar un precio. Lo peor de todo es que ésta no será la única ley violada por Ledgard en su afán por llegar a la perfección estética.
“La piel que habito” rompe la tradición de Almodóvar de estrenar película en primavera, y llega a los cines a principios del mes de Septiembre. (www.lapielquehabito.com)

{youtube}zlZgGlwBgro{/youtube}