Un día como otro cualquiera, Colm pone fin a su amistad con Pádraic de forma inesperada. Con la ayuda de su hermana Siobhán y del joven isleño Dominic, Pádraic se esforzará por reparar la relación, negándose a aceptar un no por respuesta. Pero los repetidos esfuerzos de Pádraic no hacen más que reforzar la determinación de su antiguo amigo, quien no duda en darle un ultimátum desesperado que traerá consecuencias impactantes.