«Eileen Gray. Una casa bajo el sol» está aquí para reivindicar una figura femenina invisibilizada y olvidada durante mucho tiempo. Aloha! Editorial edita la obra inglesa «Eileen Gray: A house under the sun«, con guion de Charlotte Malterre-Balthers y dibujos de Zosia Dzierzawska.

En el sur de Francia, en 1924, comenzó la construcción de una villa junto al mar. Casi un siglo después, la E-1027 se ha convertido en un hito del diseño y su creadora, Eileen Gray, es considerada una pionera de la arquitectura y el diseño modernos.
Fue durante los locos años veinte, en París, cuando el trabajo de Gray alcanzó nuevas cotas de innovación. Gray quiso crear un arte funcional y sensual, lo que la llevó a construir la obra más arriesgada de su carrera. Sin embargo, vivió eclipsada por sus compañeros masculinos, y su nombre ha sido prácticamente borrado de la Historia de la Arquitectura.
Con imágenes exquisitas y un guion fiel a la realidad, Una casa bajo el sol da vida a la historia de una verdadera visionaria y su lucha por la excelencia artística.

Aunque pudiéramos pensar que esta novela gráfica dedicada a Eileen Gray es la única en su premisa de contarnos la vida de una persona consagrada a la arquitectura, encontramos una obra reciente titulada «Mies» y publicada por Grafito Editorial que trata del famoso arquitecto Mies van der Rohe, galardonada con varios premios. Los lectores de cómic aficionados a la arquitectura están de enhorabuena, ya que este es un tema poco explorado.
Como cuentan Jennifer Goff, comisaria de la colección Eileen Gray en el Museo Nacional de Irlanda y Núria Moliner, arquitecta, investigadora y comunicadora, en sus respectivos prólogos, la arquitecta fue una mujer que trascendió a cada época y estilo, desde su individualidad, ya que no formó parte de ningún movimiento arquitectónico. Eileen Gray empezó a recibir el reconocimiento que se merecía poco antes de su muerte y hoy en día son muchos los que desconocen la magnitud de su aportación.
Eileen Gray (1878-1976), nacida en Enniscorthy, Irlanda, fue diseñadora, artista de la laca y arquitecta avanzada a su tiempo y una de las primeras mujeres reconocidas internacionalmente en la actividad de diseño industrial. Kathleen Eileen Moray cambió su apellido al de Gray en 1893, después de que su madre, Lady Eveleen Pounden, heredase un título de nobleza de un tío suyo escocés, convirtiéndose en la baronesa Gray. Como persona acomodada, no paro de viajar. Comenzó su periplo estudiando en un internado en Alemania y después se matricula en dibujo en Londres. En 1902 se estableció en París y tras una serie de viajes por varios países entre los que se cuenta África o Estados Unidos, compagina sus estancias en Londres y en la Ciudad de la Luz. En 1926 comenzó a proyectar la casa E1027, su propia casa de veraneo a las afueras de Menton, en Francia, que estuvo terminada en 1934.
Esta obra nos narra pasajes de la vida de la arquitecta, siendo la construcción de la mencionada villa la piedra angular de esta obra. Es curioso el arranque de la narración, trasladándonos a un lugar costero de Francia en agosto de 1965 donde contemplamos los últimos momentos en vida de Le Corbusier. El pintor y arquitecto malogró la E-1027 de Eileen creando unos murales que quebraron la integridad del interior, comprometiendo la casa como un todo. Fue este señor quien con sus declaraciones borró el nombre de la arquitecta del canon de la arquitectura moderna.
Podemos ver la recreación de este momento clave en el devenir de la historia a lo largo de varias páginas. Le Corbusier, con el consentimiento de Badovici, ex-amante de Eileen, embadurna desnudo las paredes con colores que no casan con el diseño general. Dzierzawska lo muestra a la perfección: a armonía pictórica de la casa, toda azul, se ve invadida por las tonalidades chillonas del pintor.
El trabajo de la ilustradora polaca Zosia Dzierzawska es ideal para este tipo de obra, creando tonalidades monocromáticas para cada pasaje de la vida de la artista. Los azules dentro de la casa, su infancia en verdes, ocres y rosas en su vida en sociedad. Es un trabajo de diseño soberbio, con un estilo “moderno”, elogiado por los diseñadores y seguidores de cómic independiente.
El guion de Charlotte Maltherre-Barthes trabaja sobre los desarrolla los momentos claves en la vida de Eileen Gray sin devolvernos exceso de texto, ya que esta es una obra visual. Los diálogos a veces parecen algo postizos, supongo que por el deseo de la escritora de sintetizar las ideas y afanes de la arquitecta en pocas palabras.
La historia se divide en varios capítulos, cada uno dedicado a un pasaje de la vida de la arquitecta irlandesa, con la excepción de los relacionados con Le Corbusier. En el titulado Jean Désert podremos vislumbrar el templo de mujeres artistas en el París de los años veinte, con algunos nombres que sonarán a muchos. Otro momento de gran belleza es cuando Eileen se queda dormida sobre el tablero de dibujo y sueña con elementos arquitectónicos.
En las últimas páginas se incluye unas escuetas biografías de muchas de las personas que han desfilado por la historia y la bibliografía consultada para realizar esta obra.
En epílogo podremos conocer las andanzas de Eileen Gray después de la E-1027 y de la propia casa hasta la actualidad (que está abierta al público y restaurada comnpletamente).
Un libro necesario. El cómic es un medio muy accesible para dar a conocer y reivindicar nombres tan importantes dentro de su campo como el de Eileen Gray.

Eileen Gray. Una casa bajo el sol.
Guion: Charlotte Malterre-Barthes
Dibujo: Zosia Dzierzawska
ISBN: 978-84-948162-6-0
Formato: Tapa dura. Color.
Páginas: 164
Precio: 20,00 euros