Habíamos hecho un repaso por las tres primeras películas de la saga de “Piratas del Caribe“, pero aún no habíamos comentado la última entrega, que se estrenó en el mes de Mayo con la presencia de Penélope Cruz y Óscar Jaenada en el reparto. Pues aquí está la reseña.

 

"Piratas del Caribe 4. En mareas misteriosas" (Rob Marshall, 2011)**
Título original: Pirates of the Caribbean: On stranger tides.
País: USA.
Duración: 137 min.
Género: Acción, aventuras, comedia.
Reparto: Johnny Depp (capitán Jack Sparrow), Geoffrey Rush (Héctor Barbossa), Penélope Cruz (Angélica), Ian McShane (Barbanegra), Kevin R. McNally (Gibbs), Astrid Bergès-Frisbey (Syrenia), Sam Claflin (Philip Swift), Stephen Graham (Scrum), Tamayo Perry (pirata), Gerard Monaco (oficial español), Óscar Jaenada (el español), Paul Bazely (Salaman), Deobia Oparei (pirata), Keith Richards (capitán Teague). Guion: Ted Elliott y Terry Rossio; basado en los personajes creados por Ted Elliott, Terry Rossio, Stuart Beattie y Jay Wolpert; basado en la novela de Tim Powers. Producción: Jerry Bruckheimer.
Música: Hans Zimmer.
Fotografía: Dariusz Wolski.
Montaje: David Brenner y Wyatt Smith.
Diseño de producción: John Myhre.
Vestuario: Penny Rose.
Distribuidora: Walt Disney Studios Motion Pictures Spain.
Estreno en USA: 20 Mayo 2011.
Estreno en España: 20 Mayo 2011.

Evidentemente la Disney se ha apuntado otro tanto con la cuarta parte de “Piratas del Caribe”, sobretodo en lo económico, ya que ha funcionado muy bien en taquilla y se ha colocado como una de las películas con más recaudación de todos los tiempos superando los mil millones de dólares, eso sí, otra cosa bien distinta es que cumpla las expectativas de lo que se espera de ella en función de esos números, porque ni es “Avatar”, ni “Titanic” y mucho menos “El señor de los anillos”.

En realidad se intuye que eso poco les importa siempre y cuando la saga siga haciendo caja y hay que reconocer que “Piratas del Caribe” en lo que sí ha demostrado ser buena es en eso de generar dinero y lo seguirá haciendo (si os esperáis hasta el final de los títulos de crédito tendréis claro que así será que, por cierto, en esta ocasión el guiño no es tan tontorrón como otras veces, al menos sirve para no dejar argumentalmente un cabo suelto).

"Piratas del Caribe 4. En mareas misteriosas" (Rob Marshall, 2011)Para esta cuarta entrega algún cambio importante. Para empezar desaparecen de la función Orlando Bloom y Keira Knightley y aparece por primera vez Penélope Cruz, cuyo personaje (Angélica, la hija de Barbanegra) viene a ser algo así como la versión femenina y por pura antítesis “machorra” de Jack Sparrow así que a buen entendedor pocas explicaciones bastan, el guión, introduce la “guerra de sexos” como un ingrediente cómico más, aunque a decir verdad no me parece que lo aprovechen bien del todo. La actriz española cumple, siempre lo hace, a mí nunca me disgusta, otro asunto es que siempre esté a la altura de “Volver”. En este caso no se le puede pedir más, tampoco tiene opción dado su personaje y su estado. Fijaros que a menudo aparece con mucha vestimenta encima y sin excederse en las escenas de acción porque estaba embarazada (en alguna incluso se nota).

Y cambia también el director porque Gore Verbinski se descabalga ya de la saga quizás deseoso de experimentar con otros proyectos (véase la curiosísima “Rango”) y contratan a Rob Marshall, el director de “Chicago”, “Memorias de una Geisha” o “Nine” al que se han lanzado todos los trastos para explicar el resbalón de esta película (sí, tanto a mí como a otros nos parece que no está a la altura de las anteriores). A mí hasta ahora Rob Marshall me ha parecido un director correcto, sin más, no ha sobredimensionado nunca los títulos que ha filmado, más bien al revés, pero no es un mal director de encargo, es de suponer que los estudios están contentos con él. En este caso se le ve menos hábil en las escenas de acción que su predecesor y quizás por ese lado la película se resiente un poco (véase la escena del enfrentamiento con las sirenas por ejemplo).

"Piratas del Caribe 4. En mareas misteriosas" (Rob Marshall, 2011)"Piratas del Caribe 4. En mareas misteriosas" (Rob Marshall, 2011)

El argumento gira en torno a la búsqueda de la fuente de la eterna juventud y no digo más para no destripar cosas, pero también porque poco más hay salvo alguna subtrama que para mi gusto sobra completamente (me refiero sobretodo a la de la sirenita ¿no están los actores para matarlos?) y que a fin de cuentas alarga innecesariamente el metraje provocando descensos de interés que terminan por hacer aburrida la película en más de un momento.

En cualquier caso hay aspectos que hacen atractiva esta película y que explican su éxito económico: Johnny Depp y Geoffrey Rush por supuesto ya que a Óscar Janeada el montaje no le deja lucirse porque acorta a nada su participación (Jack Sparrow y Barbosa son seguramente lo mejor de “Piratas del Caribe”), la dirección artística (decorados, ambientación), la espectacularidad de la puesta en escena (hay que reconocer que no se ahorran un céntimo para que visualmente nos encante ya sea con tomas aéreas, los magníficos exteriores, travellings y todo tipo de trucos de cámara) y por supuesto el hecho de que es una película de aventuras, acción y comedia que garantiza que casi todos queramos verla para pasar un rato entretenido (no sé si en este caso lo será tanto, yo aviso, aunque hay varias escenas tan espectaculares como siempre). Y desde luego la fecha de estreno está muy bien calculada, justo en la época de “vacas flacas” en Hollywood, cuando ya han pasado todos los grandes títulos de los óscars y lo estrenos son flojitos porque aún no ha llegado la época veraniega y sus blockbusters.

En definitiva una película de entretenimiento que hay que ver para seguirle la pista a la saga, pero que probablemente defraudará porque no es tan divertida ni tan conseguida como las anteriores (al menos como las dos primeras, porque a mí la tercera también me dejó algo indiferente) y que incluso puede llegar a aburrir porque su argumento no da realmente para las dos horas y pico que dura. Seguramente nos quedaríamos más contentos con un guión un poquito mejor que no fuera una mera espina dorsal de varias escenas de acción y con un metraje más ajustado pero mejor condimentado.