La última película de Pedro Almodóvar no ha sido seleccionada para representarnos en los Óscars (prefirieron Pa Negre“) pero sí está nominada en los Globos de Oro y fácil que sea una de los títulos importantes en los próximos Goyas.

 

"La piel que habito" (Pedro Almodóvar, 2011)***
Título internacional: The skin I live in.
País: España.
Duración: 120 min.
Género: Drama.
Reparto: Antonio Banderas (Robert Ledgard), Elena Anaya (Vera), Marisa Paredes (Marilia), Jan Cornet (Vicente), Roberto Álamo (Zeca), Blanca Suárez (Norma), Eduard Fernández (Fulgencio), José Luis Gómez (Presidente del Instituto de Biotecnología), Bárbara Lennie (Cristina), Susi Sánchez (madre de Vicente), Fernando Cayo (médico). Guion: Pedro Almodóvar; inspirado en la novela “Tarántula”, de Thierry Jonquet. Producción: Agustín Almodóvar y Esther García.
Música: Alberto Iglesias.
Fotografía: José Luis Alcaine.
Montaje: José Salcedo.
Vestuario: Paco Delgado, con la colaboración de Jean-Paul Gaultier.
Distribuidora: Warner Bros. Pictures International España.
Estreno en España: 2 Septiembre 2011.
No recomendada para menores de 16 años.

Pedro Almodóvar entró hace años en una especie de estado de gracia con el que ha sabido imprimir a su cine un estilo propio inconfundible y un interés que va más allá de nuestras fronteras gracias siempre a argumentos pasionales, personajes peculiares con los que los actores pueden lucirse y una puesta en escena de diseño muy cuidado y un atractivo visual innegable.

Con más acierto (“Volver”, “Todo sobre mi madre”, “Hable con ella”) o menos acierto (“La mala educación”, “Los abrazos rotos”) estos últimos años ha puesto la guinda a una filmografía espectacular que te puede gustar o no, porque sus argumentos no nos gustan a todos por igual, pero que es indiscutible por repercusión, por reconocimiento de crítica y público en todo el mundo y porque representan una forma de expresión personal e intrasferible (véanse créditos, tomas cenitales, decorados, la inserción del tema musical de Buika o la banda sonora de Alberto Iglesias, una vez más sorprendente y muy bien entroncada con el particular universo que recrea Almodóvar).

"La piel que habito" (Pedro Almodóvar, 2011)"La piel que habito" (Pedro Almodóvar, 2011)

“La piel que habito” yo diría que es otro tanto más que sumar a los aciertos y es seguramente una de sus películas más asequibles y más recomendables incluso para los que no comulgan mucho con su cine. Posee desde su arranque una suerte de suspense que te empuja a querer saber más sobre los personajes y su estructura narrativa, saltando en el tiempo, descolocándote para que luego vayas encajando piezas, hace que la trama se te haga entretenida y la película se te pase en un suspiro.

Como siempre la piedra angular del relato son los personajes, bien construidos desde el guión, peculiares en sus formas o en sus fondos todos ellos, capaces de sorprenderte por lo que hacen, por cómo se comportan o por lo que son…y con motivaciones que son los engranajes en esta ocasión de un complejo argumento trágico repleto de obsesiones, erotismo y venganza. Es decir, Almodóvar en estado puro, pero además con ese plus del suspense del que hablaba antes.

Casi es obvio en una película del director manchego decir que los actores están sensacionales, pero es que es verdad. Incluso ha conseguido eliminar en Antonio Banderas todo rastro de acento y sobreactuación, que era algo que a mi juicio le estaba perjudicando mucho últimamente, cuando nadie duda que es un magnífico actor. Elena Anaya también está estupenda y no me refiero sólo a lo literal, que también, cosa a la que hay que referirse porque Almodóvar lo aprovecha para insuflar un cierto toque erótico a la historia y el resto del elenco está a buen nivel, como no podría ser de otra manera, desde esa Marisa Paredes siempre eficaz a una Blanca Suárez que es una de las presencias emergentes más sobresalientes del cine español (Si sigue así esta chica puede llegar muy lejos porque domina todos los registros y su presencia en pantalla es como un agujero negro que acapara toda tu atención en cuanto aparece).

"La piel que habito" (Pedro Almodóvar, 2011)"La piel que habito" (Pedro Almodóvar, 2011)

Del argumento mejor no decir mucho, simplemente que todo gira en torno a Robert, ambicioso cirujano plástico marcado por el drama de su pasado cuyo deseo de venganza (no digo de qué) origina una historia que se resuelve de forma sorprendente. En algunas cosas, también por Banderas, recuerda a “Átame” en otras a “Hable con ella” o a “El coleccionista” (William Wyler, 1965) o a “Vértigo” (Alfred Hitchcock, 1958)

En el debe quizás lo más llamativo es ese efecto de “comedia involuntaria” que produce alguna de sus escenas más salidas de madre, en el haber que pocas veces un guión de Almodóvar ha tenido tanta capacidad de sorpresa y pocas veces ha sido menos previsible su cine, así que en lo que a eso respecta una baza a favor para conquistar espectadores reticentes. Yo diría que por ello es de las películas de Almodóvar más recomendables para cualquier tipo de público.

Como siempre mi opinión nunca será tan preclara como la de Oti Rodríguez Marchante o Carlos Boyero