Andrew Bennett es un personaje que ha gozado de cierto recorrido en DC Comics. Creado por JM de Matteis dentro de la serie de la Casa de los Secretos extendería su inmortal no vida a lo largo de bastantes números acabando casi siempre con una muerte del personaje. Cuando llegó el momento de lanzar el nuevo Universo DC nos encontramos con la sorpresa de ver que Andrew Bennett protagonizaba la nueva serie «Yo, Vampiro«.

Yo, VampiroFicha técnica

  • Título: Yo Vampiro
  • Editorial: ECC Comics
  • EDICIÓN ORIGINAL: I, Vampire núms. 1-19 y 0 USA, Justice League Dark núms. 7-8 USA
  • FECHA PUBLICACIÓN: Marzo de 2021
  • GUIÓN: Joshua Hale Fialkov, Peter Milligan
  • DIBUJO: Admira Wijaya, Andrea Sorrentino, Daniel Sampere, Dennis Calero, Fernando Blanco, Scott Clark, Szymon Kudranski
  • FORMATO: DC Omnibus, 480 págs. A color.
  • ISBN: 978-84-18569-81-4

La última esperanza de la humanidad es un vampiro.

Andrew Bennett se transformó en vampiro a finales del siglo XVI, pero es ahora cuando afronta su mayor reto: evitar que Mary, la Reina de la Sangre, su antigua amante, extermine a la humanidad. Ante semejante misión, Andrew deberá buscar aliados como la Liga de la Justicia Oscura o el mismísimo Batman. Y es que, por si no bastara con Mary, no tardará en alzarse Caín, el vampiro primigenio.

Andrew Bennett es un personaje que ha gozado de cierto recorrido en DC Cómics, creado por JM de Matteis dentro de la serie de la Casa de los Secretos extendería su inmortal no vida a lo largo de bastantes números acabando casi siempre con una muerte del personaje. Cuando llegó el momento de lanzar el nuevo Universo DC nos encontramos con la sorpresa de ver que Andrew Bennett protagonizaba la nueva serie Yo, vampiro.

En los inicios del nuevo Universo DC se respiraba un ambiente de experimentación y de libertad creativa que no se había visto en bastante tiempo en la casa de Superman y Batman. Fruto de esta experimentación nos llegó una serie como Yo, Vampiro, de Joshua Hale Fialkov y un aún verde Andrea Sorrentino. A fin de cuentas el tema de los vampiros siempre ha gozado de popularidad así que era de prever que una serie de vampiros centrada en el Universo DC pudiese convertirse en un éxito.

Desde el principio ya podemos ver que la trama de Yo, vampiro, va a versar sobre el personaje de Angie Benet y el de la reina de la sangre, Mary, una pareja de amantes que lleva siglos enfrentados por su visión sobre cómo debería ser la vida de los vampiros y atraídos por un amor de estos de novela romántica que no se cree nadie y que solo pueden mantener quinceañeros. Así que cuando Mary fuerza la mano contra Andy y declara la guerra a la humanidad a este no le quedará más remedio que enfrentarse a su amada y esta vez quizás definitivamente.

Vista así la premisa que nos planteaba Joshua Hale Fialkov parecía más propia de una novela fantástica romántica que de un cómic de DC, pero el dibujo de Sorrentino, que nos recordaba muchísimo a Jae Lee, hacia más llevadero el tragar con un guión que parece una mala copia de cualquiera de las temporadas de Buffy Cazavampiros con el acicate de contar además con un protagonista bastante soso e insípido, un Gabilondo de la vida. Así que a lo largo de 19 números vamos a ir viendo una espiral de luchas, traiciones, derrotas, héroes que se convierte en enemigos, villanos que se convierten en héroes…un caos tal que cuesta mucho entender en que estaba pensando Fialkov, porque suspenden el apartado de terror y suspende en el de la credibilidad, que salta por los aires en numerosas ocasiones.

Gráficamente es donde más destaca Yo, vampiro, y es que el trabajo de Andrea Sorrentino, aunque le faltaba rodaje para ser el grandioso artista que ahora conocemos, sienta bien a un guion que se beneficia considerablemente del juego de luces y sombras de Sorrentino. Posteriormente será suplido por diferentes autores toda vez que su evidente talento le llevo a pastos más verdes. Aún con todo el apartado gráfico supera por goleada al argumental.

Lo que sí que es indiscutiblemente bueno es la edición de ECC, una edición jibarizada con una galería final de portadas y material extra que os dejarán salivando.

Soy un gran fan del género de los vampiros, irónicamente cuando se deja de lado la parte romántica ñoña, y aún con todo he tenido una lectura entretenida con algunos momentos interesantes y a la que sin duda le sobraban la interacción con los personajes superheroicos de DC Comics, qué robaban el protagonismo a Andrew en cada viñeta.