***

¿Qué pasaría si nadie conociera las canciones de los Beatles menos un cantante desconocido? No se puede negar que el punto de partida promete y da juego y tampoco se puede negar vista la película que daba juego para más, pero en esta ocasión (y esto ya es puramente subjetivo) el tono de feelgood comedy fantástica con deriva romántica me parece una delicia. No es que sea una gran película, probablemente no cumple con todo lo que anticipas sin verla pero se puede ver, conmueve por momentos, te hace sonreir en otros y te hace pasar un rato agradable, que muchas veces no se pide más. Me gusta que trata la relación interracial de los protagonistas con naturalidad, me conquista Lily James y, por así decirlo y en suma cumple su objetivo, que no es otro que ser un título apto para «todos los públicos» y toda la familia, con cierto vaivén entre la alegría y la melancolía. Si encima sirve para que los más jóvenes descubran a Los Beatles y los más mayores a Ed Sheeran mejor que mejor, los primeros porque ya van quedando atrás y su música no debe perderse y el segundo porque es de lo mejorcito que hay actualmente.