Gateway city da la bienvenida a Diana, también conocida como Wonder Woman, tras perder su puesto como campeona de las Amazonas en favor de su “hermana” Artemisa, en una maniobra orquestada por su propia madre, la reina Hipólita. Es un punto y aparte que le viene de perlas a John Byrne, para tomar las riendas de la colección con un nuevo comienzo en las aventuras de la Princesa Diana, con nuevos secundarios y un planteamiento afín al estilo que nos tiene habituados su autor.

Wonder Woman: Segunda génesis (Grandes autores de Wonder Woman: John Byrne)
Edición original: Wonder Woman vol. 2 núms. 101 a 112 USA
Guión: John Byrne
Dibujo: John Byrne
Color: Patricia Mulvihill
Formato: Libro cartoné, 296 págs. a color.
Precio: 29,5 €

La princesa Diana vuelve a ser Wonder Woman y necesita empezar de cero. Así pues, se muda a su nuevo hogar, Gateway City… pero los problemas no tardarán en encontrarla. Desde Darkseid hasta Morgana Le Fay, pasando por Sinestro y Juicio Final, la amazona más poderosa de Themyscira se enfrentará a numerosos adversarios sola o acompañada por viejos conocidos… y también nuevos, como la joven Cassandra Sandsmark, que tendrá un gran peso en el futuro próximo de nuestra heroína.

John Byrne revolucionó como guionista y dibujante el contexto de Wonder Woman a lo largo de tres años muy intensos que tocaron todo tipo de temas. Este volumen recopila el primero de ellos con los números del 101 al 112 de la serie original. ¡Nueva entrega de la línea Grandes autores de Wonder Woman, en la que recuperaremos las etapas más destacadas en los 75 años de historia del personaje! Aproximaciones que, por diferentes razones, dejaron una huella indeleble en su mitología.

John Byrne dibuja, guioniza y entinta esta Segunda Génesis de la Amazona, que incluye los números 101 a 112 de la serie original. Tras la etapa de William Messner-Loebs y el dibujante Mike Deodato Jr. en la que se ponía del revés el mundo de Diana, muy al gusto de otros títulos noventeros como los de Superman, Batman y Green Lantern, con sustitutos de lo más extravagante, la editorial DC dejó a Byrne que campara a sus anchas, tal y como había hecho en el pasado en la popular serie de Superman y Action Comics. A finales de 1995 apareció el número 101, ya con portada del propio Byrne (Bolland había embellecido las cubiertas de esta revista desde la partida de George Pérez hasta su número 99, ya que la 100 era una de esas con brillos tan de moda en aquellos años).

En el primer número de esta audaz nueva da comienzo una saga en cuatro partes, repleta de acción, que lleva a Wonder Woman a enfrentarse con el propio Darkseid, algo que le sirve al autor para rememorar un encuentro de Diana con Superman durante su etapa en Action Comics, concretamente en el número 600, que contaba con los acabados de George Pérez. También en este tomo homenajea a Jack Kirby, autor al que admira, al utilizar diseños y personajes como Metrón, Demon o un Darkseid de apariencia clásica influenciados por el estilo del mítico dibujante.

A lo largo de todo el tomo Byrne usa el mismo recurso de colocar un interludio que deja en suspenso la trama principal, y que se corresponde a lo que acontecerá en los siguientes arcos. Es un buen sistema para aliviar al lector de la acción trepidante o la monotonía argumental. También de cuatro partes se compone la segunda gran historia, titulada Líneas vitales, y con un contrincante de peso, la hechicera Morgana Le Fey. Esta villana echará mano de personajes clásicos de la editorial como el ya mencionado Demon, Vandal Savage, Arión o Inmortus. Bajo la influencia de la poderosa hechicera, Demon no rimará sus frases, todo un detalle que denota la inmersión del autor en la trayectoria vital de los personajes. El Fantasma Errante es otro de los secundarios en esta historia, muy influenciada por Kirby, sólo hay que ver al esbirro de Morgana o la pelea final.

Como si de una partida de videojuego se tratase, la última historia en cuatro partes contenida en el libro, y que adelanta en varios interludios, incluye la aparición de unos personajes DC que van in crescendo hasta culminar en el que sin duda es uno de los más peligrosos villanos del cosmos deceíta, Doomsday (Juicio Final). No quiero destripar el porqué de estos cameos, pero quiero comentar una escena un tanto ridícula que protagoniza un melenudo Superman, que decide no acudir a pelear con Doomsday (previamente Ma kent le ha agarrado de la capa para que no se fuera) porque considera que su ruptura reciente con lois no es compatible con un posible encuentro sentimental con Diana durante la pelea. En fin. Antes de terminar el repaso de los comics que contiene este volumen, decir que Diana se ha acoplado perfectamente a su vida en Gateway City encontrando un trabajo que le viene perfecto a sus aptitudes en el Museo Arqueológico, lugar de donde surgirá una nueva Wonder Girl. Otra nueva creación de Byrne es Mike Schorr, del departamento de policía de Gateway, que no se separará de Diana como si de su mascota se tratase.

La Amazona, en el dibujo de Byrne, recuerda ligeramente a Hulka, pues la retrata bellísima y muy alta que contrasta con la estatura de los demás personajes. Byrne llegaba de completar sus Next Men, donde había adquirido un estilo más suelto y reconocible, gracias a su entintado, y aunque a veces parece que las páginas estén ligeramente descuidadas, un estudio pormenorizado de su dibujo demostrará que su estilo es el mismo de siempre, y que trabaja a destajo en cada página, sobre todo en los escenarios, cuidados hasta el mínimo detalle. Aunque la gente diga que su Wonder Woman es un trabajo menor dentro de su obra, nada más lejos de la realidad. Sí, las historias son un poco simples y a veces parecen ya vistas, pero son muy entretenidas, recomendables para todo tipo de lectores y sobre todo muy divertidas. Muy al estilo clásico y muy luminoso, lejos del estilo “oscuro” que tanto pululaba esa década. Mi pensamiento después de leer este tomo es que Wonder Woman se acerca mucho a lo que hizo con Superman, Los cuatro fantásticos y Hulka, sus obras maestras, solo que aquí impregna menos relevancia a las historias y quizás por ello se divierta más haciéndolas.

La edición de ECC, dentro de su línea Grandes Autores, como siempre, impecable. Un libro en tapa dura de casi 300 páginas que incluye un texto al comienzo y todas las portadas situadas justo antes de cada cómic, como debe ser.