*****

Hacer «El secreto del libro de Kells» (2009), «La canción del mar» (2014) y ahora «Wolfwalkers» (2020) no es una afortunada casualidad sino la confirmación del animador irlandés Tom Moore y su estudio Cartoon Saloon como la más destacada revelación en el mundillo del cine de animación de los últimos años. Con un dibujo a contracorriente, peculiar, prolijo y rico en colorido y formas geométricas que es marca de la casa, recrea en esta ocasión otro argumento muy ligado a lo fantástico y la magia, ambientado en un pueblo de la Irlanda del siglo XVII en el que un cacique local pide a uno de sus lacayos que les libre de los lobos que se ocultan en el bosque. La protagonista es Robyn, la hija del cazador, una chica  que quiere ser como su padre, pero que aprenderá a través de la naturaleza su verdadero lugar en el mundo. Y el guión es tan frondoso como el propio dibujo porque no sólo trata de lo obvio, sino de amistad, de las relaciones paterno-filiales, de la muy conveniente comunión del hombre con la naturaleza, del poder y sus maquinaciones, de la sociedad…..Un viaje al fantástico para niños que no sean demasiado pequeños y un título fascinante para los padres que la vean con ellos.