Es posible que esta aventura en solitario de Natasha Romanoff sea el cómic de Marvel Comics con un contenido más adulto que he leído en muchos años. Violencia sin censura, sangre de color rojo escarlata salpicando hasta al apuntador y muerte, torturas, snuff-movies, abuso infantil,… La propuesta de las hermanas Soska, las Twisted Twins, podría haber sido la versión de Quentin Tarantino de la próxima película de la Viuda Negra protagonizada por Scarlett Johanson.

Natasha Romanoff fue entrenada para matar. Durante años, ha tratado de superar su programación, al lado de los héroes. ¿Y a dónde la ha conducido? A que sea asesinada.

El próximo 1 de mayo de 2020 Scarlett Johansson volverá a enfundarse el ceñido traje de cuero negro de Viuda Negra en una película, tras lo sucedido en «Vengadores: Endgame«. La confusión de los fans está justificada, pues el destino funesto de Natasha Romanoff en la película de los hermanos Russo parecía un final definitivo para el personaje, pero ya se ha clarificado que la próxima película de «Viuda Negra» dirigida por Cate Shortland, la primera de la Fase 4 del Universo Cinematográfico Marvel, se situará entre «Capitán América: Civil War» y «Vengadores: Infinity War«, y que nos contará como Natasha Romanoff, la Viuda Negra, se enfrentará a las partes más oscuras de su pasado. Es decir, una película que nos contará qué pasó con Natasha tras la crisis de la guerra civil superheroica, cuando huyó a Europa, y antes de que Thanos uniera de nuevo a todos los héroes en «Vengadores: Infinity War«.

Panini Cómics no iba a desaprovechar la oportunidad de sacar rédito de la primera aventura cinematográfica en solitario de Natasha Romanoff, un personaje creado en 1964 por Don Rico y Don Heck para el número 52 de «Tales of Suspense» como una espía rusa y antagonista de Iron Man, y a lo largo de los próximos meses veremos varios títulos entre sus novedades: «Viuda Negra: Witsi Witsi Araña«, «La Red de la Viuda Negra«, «Viuda Negra: Hogar, Dulce Hogar«,… y «Viuda Negra: Juego sin restricciones«.

Al terminar la lectura de «Viuda Negra: Juego sin restricciones» lo primero que me viene a la cabeza es lo sorprendente que es que Marvel Comics, estricta con los límites de lo apropiado (tal y como se podría esperar de una empresa norteamericana), haya dado luz verde a una miniserie como ésta donde las hermanas Soska se unen al dibujante italiano Flaviano en un relato de violencia y venganza de la doble agente rusa que no es, ni mucho menos, para todos los públicos.
Esta miniserie de cinco números, publicada originalmente entre enero y mayo del 2019 por Marvel Comics, escrita por las canadienses Jen y Sylvia Soska y dibujada por el italiano Flaviano Armentaro, nos contará como Natasha Romanoff viaja hasta la éxotica ciudad de Madripur, cuna de piratas, hampones, criminales y mafiosos donde Lobezno se convirtió en leyenda. Una de las ciudades más peligrosas del mundo, dividida en dos distritos: los barrios bajos para los crímenes vulgares y la zona alta para los de guante blanco. Aquí Natasha descubrirá que existe un juego en línea que permite a un pequeño, exclusivo, y millonario, círculo de espectadores disfrutar de contenidos prohibidos, espectáculos cuyo único propósito es la violencia, para el deleite particular de las personas que pagan por verlos. Contenidos que, a modo de snuff-movies, inflingen dolor, torturas y mutilaciones brutales a personas indefensas, incluyendo niños y mujeres. No hay violencia sin víctimas, y la Viuda Negra no puede permanecer indiferente ante tales eventos. Será una ocasión perfecta para liberar toda la rabia contenida que lleva acumulada en su interior desde que el Capitán América malvado de «Imperio Secreto» acabó con su vida.
Los adversarios de Natasha Romanoff en «Viuda Negra: Juego sin restricciones» son, pese a los breves e inofensivos cameos de Dientes de Sable, Zemo, Madame Máscara o Taskmaster, personas que podríamos cruzarnos por la calle, seres humanos que no merecen ser calificados como tales, que se enriquecen a costa del sufrimiento de otros como mercaderes del horror, e incluso que disfrutan de ello. Este tipo de personas existen, y eso es lo más terrible de todo. Y la Viuda Negra ejerce de jurado, juez y verdugo de todos ellos.

«Viuda Negra: Juego sin restricciones» («No restraints play«) es un cómic brutal, por su alto contenido en violencia explícita y, también, por la que no se ve pero se insinua. Las dos guionistas de la miniserie se atreven con temas adultos y duros, que podrían formar parte de la filmografía de Quentin Tarantino pero que los cómics de Marvel Comics no suelen tocar más que de forma tangencial. Sí, Marvel suele aplicar sobre sus historias una gruesa capa de maquillaje donde la violencia se suaviza hasta el punto de no mostrar ni una gota de sangre, más aún cuando desde hace algunos años forma parte de Disney, emblema de los valores clásicos de la cultura estadounidense, pero «Viuda Negra: Juego sin restricciones» consigue esquivar las limitaciones y la autocensura de la editorial y abrazarse con a la violencia hiperbólica que desatará Natasha por las calles de Madripur, a la caza de los responsables y los espectadores del juego sin restricciones que da título al álbum.

Viuda Negra: Juego sin restricciones.
Autores: Sylvia Soska, Jen Soska y Flaviano Armentaro
Edición original: «Black Widow» núms. 1 a 5
Fecha de publicación: Febrero de 2020
ISBN: 9788413343457
Formato: 17x26cm. Tomo en tapa dura. Color.
Páginas: 112
Precio: 17,00 euros