***

Funciona bien como entretenimiento porque tiene todos los ingredientes necesarios para ello y podemos considerarla un título notable de la saga. No obstante deja en segundo plano lo dramático (que para mi gusto sería lo que le daría más empaque) y se lanza más hacia una acción trufada de guiños cómicos que terminan por perjudicarle un poco. Es más, cuando se pone «autoparódica» (eso le funciona mejor a «Guardianes de la Galaxia») a mí me saca un poco de situación y hubiera agradecido más otro tratamiento para una historia que tiene muchas posibilidades por las peculiaridades de todos los personajes (aquí ya entramos en apetencias personales). El caso es que con sus pros y sus contras es una película que se disfruta mucho porque no deja un segundo de respiro y porque, hay que admitirlo, en eso de mantener el ritmo y de conquistar mayoritariamente a su público potencial los de Marvel han dado con la fórmula perfecta y la están explotando al máximo.