El puente de Londres va a caer. “Vikingos: Valhalla” alcanza un nuevo y sangriento límite.