Tenemos una imagen muy clara de lo que es un vampiro, al que no le pueden faltar colmillos, su transformación en animal, su capa y sus ansias de chupar sangre. No lo imaginamos de otra manera. ¿Y en Japón que piensan? Daniel Aguilar nos muestra la trayectoria de esta criatura en el país del sol naciente en «Vampiros en Japón, sangre de Occidente», libro que publica Satori Ediciones.

Vampiros en Japón. Sangre de OccidenteFicha técnica

  • Título “Vampiros en Japón. Sangre de Occidente”
  • Autor: Daniel Aguilar
  • Editorial: SATORI
  • Colección: ARTE
  • Materias: HISTORIA DE LA LITERATURA; CINE;
  • ISBN: 978-84-17419-53-0

El compendio más completo sobre el mito del vampiro en Japón y su reflejo en la literatura, el cine, el manga y el anime.

Tenemos una imagen muy clara de lo que es un vampiro, al que no le pueden faltar colmillos, su transformación en animal, su capa y sus ansias de chupar sangre. No lo imaginamos de otra manera. ¿Y en Japón que piensan? Daniel Aguilar nos muestra la trayectoria de esta criatura en el país del sol naciente en Vampiros en Japón, sangre de Occidente, libro que publica Satori Ediciones.

Daniel Aguilar (Madrid, 1966) tiene un amplio currículo de ensayos que ahondan en la cultura popular nipona, unos cuantos de ellos publicados bajo el ala de Satori, como Susurros de la otra orilla. Japón sobrenatural (2013) o Destellos de luna. Pioneros de la ciencia ficción japonesa (2016) que junto al actual volumen reseñado conforman una trilogía muy vistosa para los aficionados a la cultura popular de tan llamativo país. La pluma de Daniel Aguilar ha elaborado escritos con temas tan dispares como el eroguro, el cine Yakuza o la vida del poeta y guerrillero cinematográfico Shinya Tsukamoto, por poner otros ejemplos. Actualmente desempeña la labor de Delegado en Japón del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Al escribir este recién horneado Vampiros en Japón, el autor se ha metido en camisa de once baras ya que este monstruo universal, habiendo arraigado en el país oriental hace unas cuantas décadas, allí apenas ha tenido la popularidad de otros iconos terroríficos, y el recuento que se hace en estas páginas hace que nos encontremos ante un libro breve y documentado hasta cierto punto, ya que el material de referencia no siempre es de fácil acceso.

Vampiros en Japón. Sangre de OccidenteAntes del vampiro propiamente dicho, los seres sedientos de sangre representados en la cultura nipona adoptaban la forma de un gato negro y estaban alejados del arquetipo creado por las leyendas europeas y apuntalado por Bram Stoker en su famoso Drácula. Estos gatos aparecieron en películas, libros y otras expresiones culturales, ocupando buena parte del siglo XX, hasta que en Japón el Drácula de la Hammer caló hondo y por fin, se pudo ver una representación del vampiro europeo como debe ser. Este es un resumen muy comprimido, ya que, para saber más detalles, hay que sumergirse en las páginas de este libro, que puede considerarse el más completo sobre el tema en lengua castellana (tampoco hay otros libros con los que competir).

Otro aliciente de Vampiros en Japón es el prólogo escrito por el sensei Hideyuki Kikuchi, autor de la novela de vampiros más famosa del sol naciente, Vampire Hunter D. A este autor también se le realiza una entrevista específicamente para este libro. Resulta divertido verle decir que la primera película de monstruos que vio fue Abbot y Costello contra los fantasmas. Además, se analiza la obra de este genial autor.

Capítulo tras capítulo, y en orden cronológico, descubrimos que la sombra del vampiro alcanza las inquietudes de los creadores del momento, habiendo una pequeña explosión a finales de los años 60 en autores del renombre de Osamu Tezuka, Nobuo Nakagawa o Hajime Sato. Estos dos últimos también gozan de una entrevista extraída de alguna remota publicación.

Vampiros en Japón. Sangre de OccidenteJunto al ensayo de Daniel Aguilar, encontramos extractos de obras en las que se mentan yokais como el bakanake, el mencionado gato diabólico chupador de sangre o criaturas de aire vampírico. Otro detalle que se nos cuenta aquí y que resulta curioso, es la proliferación de autoras de manga shojo (para público femenino) que se inspiran en el vampiro europeo de aires distinguidos para crear sus historias con poca sangre y mucho culebrón.

El encarte de fotografías, en papel satinado y colocado entre capítulos en el último tercio del libro, resulta subyugante por las imágenes que incluye, realmente fascinantes para ojos occidentales. Para cerrar el libro, el capítulo de El vampiro frente al nuevo milenio, reflexiona sobre el papel que esta criatura puede ofrecer a los autores contemporáneos y nos devuelve una visión pesimista del escritor.

Una amplísima bibliografía, esencial en este tipo de libros, completa Vampiros en Japón. Sangre de Occidente, un libro muy entretenido e indispensable para los aficionados al terror en la cultura popular japonesa.