**

Hacen mucha falta, y más en los tiempos que corren, películas como ésta en las que lo que se ofrece es un rato de evasión, acción y aventuras sin más sobretodo para los chavales. Da igual si el punto de partida es un videojuego como es el caso, lo importante  a la postre es que tenga coherencia interna, un argumento atractivo y un ritmo adecuado porque el objetivo es entretener a toda la familia. En principio ésta cuenta con todo ello y además tiene actores con gancho, pero lamentablemente cae en los excesos habituales en este tipo de producciones, todo por culpa de querer rizar el rizo con cada giro argumental y con cada escena de acción. Da un poco de rabia cuando se comprueba la cantidad de medios de los que disponen para hacer escenas tan impactantes e imposibles como la del avión que abre la película y se retoma después. A veces la mesura es preferible porque  aporta más emoción a la acción, pero supongo que dar verosimilitud y con ella tensión a sucesos rocambolescos es muy complicado, prefieren la filigrana sin más y no se dan cuenta que eso termina cansando y haciéndote desconectar…..o es que realmente no les importa porque cuentan que al público potencial eso le va a dar exactamente igual.