Emily (Blake Lively) le ha pedido un pequeño favor a su mejor amiga Stephanie (Anna Kendrick): que cuide de su hijo una tarde. Cuando Emily no pasa a recoger a su hijo, Stephanie comienza a preocuparse. Stephanie buscará descubrir la verdad detrás de la repentina desaparición de Emily.