Me acabo de enganchar a ver Turn: Espías de Washington, la historia de una red de espías creada a mayor gloria de los Estados Unidos y el esfuerzo bélico y de espionaje que se tejió en torno a la ciudad de Nueva York para tejer una red de espías con las que poder sorprender y derrotar a las tropas británicas en la Guerra de la Independencia estadounidense y las dificultades que hubo en los intentos de lograr esa independencia: como la alianza con los franceses que suministraban hombres, armas, víveres…

Sin embargo en Turn: Espías de Washington nos centramos más en el origen de la red de espías que se encuentra en Setauket, un pueblecito del estado de Nueva York, donde vive Abraham Woodhull (un excesivamente chulo Jamie Bell al que le parten la cara pocas veces en Turn, comparadas con las que se lo merecía) que mientras suspira por Anna Strong (Heather Lind) debe recordar que él se casó con su esposa Mary Woodhull (una Meegan Warner que va creciendo poco a poco en su papel a lo largo de las tres primeras temporadas cuando, por fin, se deja de lado el típico y predecible triángulo amoroso) y que debe burlar la vigilancia de Richard Woodhull (Kevin McNally, al que enfocan menos porque se los come a todos en pantalla) su padre y magistrado lealista de Setauket. El resto de personajes, como Ben Tallmadge (Seth Numrich, fiel capitán del ejército continental al que informa Abraham), el jefe de espías de las tropas británicas John André (J J Feild), el genial ayudante de Tallmadge (Daniel Henshall) y merecedor de más protagonismo Caleb Brewster y cierto repertorio de personajes que conforme avance de la trama de Turn bien se volverán más cabrone malos mientras la trama se complica, enreda y olvida, a veces, de que esto va de narrar la independencia de los USA y el esfuerzo realizado por esas personas para las que sí hay nombre y apellido (otra cosa no, pero estudiar la historia de la independencia en los USA es algo que se han currado). Como digo la trama de TURИ: Espías de Washington es realmente adictiva aún a pesar de que al final de la tercera temporada la misma se enreda hasta el ridículo con personajes tan canallescos que sorprende que nadie les pegue un tiro en la cabeza y a otra cosa.

De momento existen cuatro temporadas de TURИ: Espías de Washington, actualmente estamos viendo cómo se está estrenando la 4ª temporada de Turn  que está realmente interesante, aunque si van a ser una temporada por año que duró la contienda tenemos Turn para rato, que no es que me queje, la verdad es que me está gustando y si se dejan de romances me gustará más. Eso sí, leñe, vale que no enviásemos tropas, pero España ayudó a los USA a independizarse, quizás no por nobles motivos como los franceses, pero ayudamos, ¿vale? 😉