Con una carrera en franca decadencia, cuesta abajo, el cienciólogo Tom Cruise intenta reverdecer sus laureles con “Misión: Imposible: Protocolo Fantasma“, la cuarta entrega de las aventuras del agente especial Ethan Hunt. ¿Podrá el cine corregir todo lo que Cruise estropea en la vida real?

Es una evidencia que Tom Cruise ya no es ni la sombra de lo que era, y que su singular vida personal ha afectado de forma muy negativa a su carrera profesional. Abandonado el camino del Óscar, por el que luchó con esfuerzo durante varios años y al que se acercó en “Nacido el 4 de Julio”, “Magnolia” o “Jerry Maguire” con tres merecidas nominaciones, Cruise dedicó sus esfuerzos a los blockbusters, con mayor o menor fortuna. Las tres entregas de “Misión Imposible”, “Minority Report” y “La Guerra de los Mundos” con Spielberg o su breve aparición en “Tropic Thunder” a un lado de la balanza compensaron los fracasos de “Knight and Day”, “Vanilla Sky”, “Collateral” o “Leones por corderos”. Un sendero irregular para un actor que llegó a tocar la cima con los dedos.
En “Misión Imposible: Protocolo Fantasma” (“Mission Impossible 4: Ghost Protocol”), Cruise vuelve a ponerse en la piel del agente Ethan Hunt, con nuevas raciones de intriga y acción en unas misiones tan secretas como increíbles, en esta ocasión bajo un “protocolo fantasma” y con la amenaza de una guerra nuclear.
Dirigida por el oscarizado Brad Bird, de la factoría Pixar, escrita por Josh Appelbaum, Andre Nemec y Christopher McQuarrie, la película cuenta como el agente Hunt es acusado falsamente de un atentado con bombas contra el Kremlin y el IMF es clausurado: el Presidente activa el “Protocolo Fantasma” y borra cualquier rastro de la organización. Abandonado a su suerte, sin ayuda, sin contactos y sin conexión, el equipo deberá encontrar por su cuenta la forma de rehabilitar su buen nombre e impedir un nuevo ataque. Para complicar aún más las cosas, Ethan se ve obligado a embarcarse en esta misión junto a un equipo de compañeros fugitivos de IMF cuyos motivos personales no conoce bien ni le parecen del todo claros.
Junto a Tom Cruise, que produce todas las películas de la serie “Misión Imposible”, están los productores J.J. Abrams y Bryan Burk. En el reparto le acompañan Jeremy Renner, Paula Patton, Léa Seydoux, Michael Nyqvist, Josh Holloway, Tom Wilkinson, Simon Pegg, Anil Kapoor y Vladimir Mashkov. Un montón de nombres ilustres, entre los que destaca el productor de la nariz de oro J.J. Abrams (responsable de las series de televisión “Alias”, “Fringe”, “Alcatraz” y “Lost”, de la impecable precuela cinematográfica de “Star Trek”, de la fallida “Monstruoso” o de la nostálgica “Super 8”), para cubrir las espaldas de un Tom Cruise que se juega una de sus últimas cartas para permanecer en lo más alto de Hollywood o de hundirse, definitivamente, en el baúl de los juguetes rotos.
“Misión Imposible: Protocolo Fantasma” se estrena este mismo mes de Diciembre en los cines de todo el mundo. En España, el 16 de Diciembre. (www.misionimposible.es)

{youtube}Gm8xXG5816c{/youtube}