Desde que la Gran F me enganchó a Giant Days ando buscando cualquier cómic que sea siquiera remotamente parecido, en The Avant-Guards Carly Usden opta por centrarse más en la vertiente deportiva, pero tiene un espíritu similar y de apoyo al colectivo LGTBIQ+.

The Avant-GuardsThe Avant-Guards #2    
Edición original: The Avant-Guards USA
Fecha de edición: marzo de 2022
Guión: Carly Usdin
Dibujo: Noah Hayes
Color: Rebecca Nalty
Traductora: Liza Pluijter
Formato: Rústica, 112 páginas. Color.
10€

Hay personajes que se van a pillar un… rebote. Las Avant-Guards están en racha en lo que se refiere a su nueva liga de baloncesto y Charlie cada vez está más cómoda con sus nuevas compañeras de equipo. Pero cuando se topen con el fin de su racha de victorias, ¿sufrirá su amistad el golpe? Conforme las Avant-Guards se esfuerzan por seguir adelante, se darán cuenta de lo que significa realmente ser un equipo, en la cancha y, lo que es más importante, fuera de ella.

Fandogamia, la Gran F, la editorial de esos 3 locos… o cualquier otra forma por la que conozcas a esta editorial es, desde sus inicios, una editorial que ha apostado por abrir las puertas y traernos productos con temática LGTBIQ+ (os aseguro que siempre me hago un lío con las siglas) y uno de esos cómics, tras el fantástico Giant Days (siempre es un buen momento para hablar de GD para que los que no lo conocéis lo descubráis) o Heavy Vinyl, es The Avant-Guards, cuyo primer volumen ya reseñamos hace unos meses y que nos habla de un equipo de baloncesto femenino de reciente creación y, obviamente, de un grupo de amigas que aún se están conociendo pero que, a través del deporte, ganarán confianza.

The Avant-GuardsEn el volumen anterior conocimos a los personajes principales: Charlie y Olivia, esta última es la responsable del equipo y la verdad es que está un poco zumbadilla y es especialmente obsesiva con el equipo, tanto como para decirle a Olivia que para que ambas estén juntas mejor que se espere un poco a que se asienten las cosas en el equipo. No obstante, el equipo de baloncesto es lo de menos, en The Avant-Guards lo importante son las relaciones que establecen entre ellas las componentes del equipo, el miedo a una relación seria, la frustración de superar una lesión, la inseguridad, la amistad, etc, temas actuales independientemente del hecho de que hablemos de personajes de una orientación sexual distinta a la normativa.

Así que tenemos a The Avant-Guards jugando partidos por aquí y por allá, representando a la Universidad Georgia O Keeffe de Artes e Interpretación e intentando que Jay, Tiffani, Olivia, Charlie, Nicole y Ashley no sólo constituyan un equipo, sino también un grupo de amigas unido.

Estaba investigando un poco más sobre la guionista Carly Usdin, guionista también de Heavy Vinyl, cuando he descubierto que dirigió una película en 2016, Suicide Kale, y la verdad es que me llama mucho la atención que, aparentemente, Usdin siempre refleje y se centre en relaciones no heterosexuales, es algo que ya noté en Heavy Vinyl y de nuevo aquí, no sé si es algo habitual pero la verdad es que me resulta chocante, será que somos de una generación distinta… El caso es que Usdin normaliza en sus obras las relaciones LGTBIQ+ y lo cierto es que no me parece mal porque, a fin de cuentas, es lo correcto, pero echo un poco en falta que haya al menos un personaje heterosexual (para que nos explique cómo comportarnos con estas parejas, jeje).

En cuanto al dibujo de Noah Hayes, con color de Rebecca Nalty, la verdad es que se centran exclusivamente en los personajes, sacrificando fondos y cualquier otro elemento que distraiga la atención, y es una pena porque eso resaltaría más el dibujo que el poner de fondo un color plano. Es un dibujo amable y expresivo, del estilo que se suele utilizar en este tipo de cómics pero me gustaría ver algo más de detalle en The Avant-Guards.

Muy buena edición de Fandogamia de este The Avant-Guards, como siempre combinan una exquisita edición con un precio ajustadísimo.

En definitiva, The Avant-Guards no está a la altura de Giant Days (pero, en serio, ¿qué lo está? Lo pregunto en serio, ¡recomendadme algo igual de bueno!) pero es una lectura educativa y que normaliza todo tipo de relaciones y eso ya hace que merezca la pena su lectura.