Por suerte, el puñetazo que Pat propina en la portada del nuevo tomo de “Terry y los piratas” no es a nuestro rostro, si no al de alguien que se lo merece. Con “La huida de Hong Kong“, Dolmen Editorial nos ofrece un nuevo capítulo en la vida de estos aventureros creados por Milton Caniff.

Tras el ataque a Pearl Harbor, Estados Unidos declara la guerra a Japón y los países del Eje.
La guerra envuelve la ficción, Pat Ryan y Normandie Drake huyen del Hong Kong invadido, la serie recupera a Dragon Lady como líder guerrillera, y aleja a Terry del foco principal, hasta que lo volvemos a encontrar en un campamento de bombarderos donde conoce a la simpática enfermera Taffy Tucker.
Y mientras Terry se pone de una herida de metralla japonesa (ya los japoneses son nombrados como tales, no como el “invasor”) y deshoja la margarita de qué hacer con su futuro en esta guerra para la que aún no tiene la edad necesaria, Caniff presenta a un nuevo piloto, Flip Corkin, que pasó a convertirse en el personaje más popular de la serie en estos años de conflicto mundial.

Hemos alcanzado el octavo tomo de “Terry y los piratas“, la monumental historia-río que Milton Caniff ideó para la prensa allá por 1934. Tras la dramática muerte de un personaje importante en el anterior volumen, que obligó al autor a dar una explicación en las ondas a su público lector, aconteció un hecho importante que tuvo su reflejo en viñetas: la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. La recopilación de las tiras diarias y dominicales de “La huida de Hong Kong” se publicaron entre el 2 de noviembre de 1941 y 14 de noviembre de 1942.

El ataque sorpresa efectuado por la Armada Imperial japonesa hacia la base naval de Estados Unidos en Pearl Harbour, en Hawaii, sucedió en la mañana del 7 de diciembre de 1941. Antes de eso, el jefe del Syndicate, el capitán Patterson, había aconsejado a Caniff que no insistiera con la presencia de los ‘invasores’ en China para alejar a “Terry y los piratas” de ser un cómic político. Quería que fuera una tira de aventuras para todos los públicos sin implicaciones con hechos reales. Pero tras la invasión, el asunto dio un vuelco. Ahora el enemigo de los americanos tenía nombre y apellidos y era japonés.

Como es lógico, este suceso pilla a Milton Caniff con el pie cambiado. Rafael Marín nos lo explica perfectamente en la introducción del libro, titulada “El mundo en guerra“: “Caniff se encuentra con el problema de que lleva diez semanas de adelanto respecto a los hechos reales… lo que se traduce en diez semanas de retraso con respecto a lo que sucede en el escenario bélico“. Esto lo soluciona el historietista de una manera tajante. Tanto, que da la impresión de que nos han quitado páginas de historia.

Al principio de este volumen, Terry regresa a Hong Kong con Big Stoop y se separa de Dude. Tras un movido viaje en avión, ambos llegan a la oficina donde trabaja Pat Ryan. Este se dedica a resolver problemas en las líneas de transporte desde Hong Kong al interior de China. April Kane, que le hace ojitos a Terry, es su secretaria. El villano Sammy el Bailarín la chantajeará para obtener información sobre esos transportes. La huida de la chica y su búsqueda por parte de Terry hacen que salgan de las viñetas para que Pat Ryan sea el centro de atención en un nuevo argumento. Regresan el repelente Tony Sandhurt y su sufrida esposa Normandie, junto a su hija Merryly (basada en Merry Lee, la hija del rotulista de la serie).

Se produce varias veces el equívoco sobre la paternidad de la niña, aunque Normandie se reafirma en dársela a Tony. Bueno, nosotros sabemos que hay algo más de lo que se ve a simple vista, aunque nunca saldremos de la duda. En cualquier caso, la pareja que conforman Pat y Normandie tienen gran afinidad y a la niña no la identificamos para nada con esa rata traicionera que es Tony Sandhurst, que se hace el inválido y oculta muchas mentiras para llevar a cabo sus siniestros planes. Dragon Lady, ahora en su cruzada contra de los japoneses aparece para meter más chicha a la historia. En el tercio final de este volumen, volvemos a cambiar de protagonista. Terry reaparece en el campamento de bombarderos, donde lo cuida la rubia enfermera Taffy. La propaganda bélica ha entrado de lleno en estas páginas, con largos discursos por parte de la enfermera y situaciones de alto contenido patriótico. Milton Caniff añade a dos nuevos personajes, el piloto Flip Corkin y la amoral Rouge. Pronto, la aviación tendrá un papel predominante en “Terry y los piratas“.

Dolmen Editorial edita este volumen dentro de su colección Sin Fronteras. La reproducción de las planchas, tanto las de color como las de blanco y negro, es excelente. Como extras incluye preciosas ilustraciones, más la colaboración del autor en “Guía de bolsillo para China” con la sección “Cómo identificar un japo“. Entre otros datos, ayuda a diferenciar a un chino de un japonés por el espacio entre el primer y segundo dedos del pie. Finalmente vemos la didáctica sección “Qué hacer en un bombardeo aéreo“, que el maestro ilustró aplicadamente.

Terry y los piratas (1941-1942): La huida de Hong Kong
Autor: Milton Caniff
Fecha de publicación: Febrero de 2022
ISBN: 978-84-18898-45-7
Formato: 28×21,5cm. Tapa dura. Color.
Páginas: 176
Precio: 29,90 euros