Quizá alguno de vosotros recuerde un divertido artículo de ViaNews que dedicamos a las semejanzas de los carteles de películas y a la falta de originalidad entre los diseñadores de estos elementos publicitarios y de promoción de producciones cinematográficas, pero con el cartel de la próxima «Jack Reacher» hemos descubierto que el fenómeno puede llegar al ridículo más absoluto.

¿Es un capricho de la estrella? ¿O una exigencia de la Iglesia de la Cienciología? Sea como sea, es ridículo que la mayoría de los carteles de películas protagonizadas por Tom Cruise tengan el rostro del actor como elemento principal. Ridículo, y un ejercicio de egocentrismo que ninguna otra estrella de Hollywood practica a este nivel. Y, para redondear la faena, son carteles feos, caducos, carentes de originalidad y que no llaman la atención a los potenciales espectadores de la película.

{gallery}cine/tomcruise_jack{/gallery}