ECC Ediciones ha optado por ofrecernos en un tomo de tan sólo 3 grapas, de Batman: The Brave and the Bold, el arco argumental Superman: La orden de la Lámpara Negra, un sentido homenaje de Christopher Cantwell y Javier Rodríguez a los cómics de DC previos a la aparición de Superman.

Superman: La orden de la Lámpara Negra     Superman: La orden de la Lámpara Negra     
Edición original: Batman: The Brave and the Bold núm. 1-3 USA
Fecha de edición: enero de 2024
Guión: Christopher Cantwell
Dibujo: Javier Rodríguez
Color: Javier Rodríguez
Formato: 48 páginas. A color. Cartoné.
14€

Antes de la Liga de la Justicia, el joven Clark Kent fue miembro de un club muy especial: la Orden de la Lámpara Negra, el club de fans de Hop Harrigan, su héroe de la infancia. En el presente, una nota de la Orden que dice “sálvame” desencadena la nueva aventura de Superman. Y como no podía ser de otro modo, no tardará en conocer a un nuevo enemigo.

Christopher Candwell, productor ejecutivo de Paper Girls y cocreador de Halt and Catch Fire, una serie televisiva de culto, forma equipo con el dibujante asturiano Javier Rodríguez en esta historia breve pero apasionante que protagoniza el mejor superhéroe del mundo.

Superman: La Orden de la Lámpara Negra es una de esas aventuras que ponen de manifiesto la grandeza del legado de DC Comics. Dinámica y actual, recupera a un personaje casi desconocido llamado Hop Harrigan que combatió en la Segunda Guerra Mundial, cuando la editorial arrancaba su andadura triunfal.

Vamos a ser sinceros, si algo me llamó la atención de La orden de la Lámpara Negra es el hecho de contar con Javier Rodríguez a los lápices y al color (por cierto que, además, hay un texto a modo de posfacio a cargo de Rodríguez al final del volumen), una absoluta garantía de que vas a pasar muchos minutos disfrutando de cada viñeta y extrayendo lo máximo posible de cada una de ellas, no tanto el hecho de que Cantwell guionizase porque, seamos sinceros, todo el planteamiento de este tomito recuerda muchísimo a Planetary, lo que no es una mala referencia, para nada.

La trama nos lleva a que Clark Kent decida investigar en colaboración con Superman una petición de auxilio que recibe el primero y que despierta ciertos recuerdos sobre su niñez y cómo adoraba a un héroe de acción clásico llamado Hop Harrigan e incluso formó parte de su orden de la Lámpara Negra durante su infancia para, inexplicablemente, haberlo olvidado todo hasta que le llega esta petición de auxilio. Rápidamente emprenderá la nueva misión para descubrir qué se oculta tras la petición de ayuda y qué fue de Hop Harrigan y su orden.

La gracia de todo esto está en el hecho de que Hop Harrigan es un personaje de DC, creado allá por 1939 por Jon Blummer, pero que había caído absolutamente en el olvido y al que se rinde homenaje, de aquellas maneras, en este volumen en el que Cantwell se permite el lujo de jugar a recuperar una edad perdida, más inocente, y que justificará que nos traguemos que Superman esté tan de acuerdo con el final de este tomo. Seamos sinceros, hay cosas que no cuadran en el plan del villano y que emiten muchas alertas que harían desconfiar al Supes pero se acababa el espacio de las tres grapas que componen este tomo y nos quedamos con un cierre clásico que, a día de hoy, no cuela pero que brilla en el homenaje que se está haciendo a una época más inocente.

Pero si por algo destaca este tomito es por el arte, porque eso es lo que es, que nos ofrece Javier Rodríguez, y aquí conviene recordar el posfacio del propio dibujante en el que reconoce no haber dibujado anteriormente a Superman… pero cualquiera lo diría viendo La orden de la Lámpara Negra y es que hay viñetas que parecen sacadas directamente de una película y otras que conjuran el estilo pulp de la época homenajeada. Sea como sea siempre es un placer disfrutar del trabajo de Javier.

La edición por la que ha optado ECC sin duda es polémica, son 3 grapas en un tomo de tapa dura con unas pocas páginas de extras y es normal que eso duela pero por otra parte los editores españoles tenían un conflicto, y es que Superman: La orden de la Lámpara Negra merece una edición de lujo, aunque convendría también ofrecer una versión más económica en rustica más adelante.

En definitiva, ya sea porque admiras el trabajo de Javier Rodríguez o porque deseas ver un homenaje a la DC más clásica, Superman: La orden de la Lámpara Negra es un cómic más que recomendable.