En DC Comics llevaban un tiempo preparando el nuevo enfrentamiento entre Superman y Juicio Final, y dado el interés que estos eventos suelen tener en ECC Ediciones han optado por publicar este material en una serie de 4 volúmenes donde se recoja la épica de este enfrentamiento que cuenta con un equipo de tres guionistas y seis dibujantes para darle el máximo espacio a esta nueva versión de la amenaza definitiva para Superman, al que acompañan en su lucha Batman Wonder Woman (por aquello de compartir series con ambos).

Superman: Condenado #01

Edición original: Superman: Doomed núm. 1 USA, Batman/Superman núm. 11 USA, Superman núm. 31 USA, Action Comics núm. 31 USA, Superman/Wonder Woman núm. 8 USA
Guión: Scott Lobdell, Greg Pak, Charles Soule
Dibujo: Ed Benes, Karl Kerschl, Ken Lashley, Tom Derenick, Aaron Kuder, Tony Daniel
Tinta: Norm Rapmud, Jonathan Glapion
Color: Jeromy Cox, Pete Pantazis, Will Quintana, Sunny Gho – Imaginary Friends, Tomeu Morey
Formato: Libro rústica, 144 págs. a color.
13,95€

Tras varios avistamientos, incluido un cruento enfrentamiento con Wonder Woman, el monstruo conocido como Juicio Final se ha liberado definitivamente de la Zona Fantasma y amenaza con arrasar el mundo entero. Por su parte, Lois Lane ha obtenido poderes psíquicos de un senador de Estados Unidos que formaba parte de los Veinte, un grupo de personas que dependen de un plan aún desconocido de Brainiac, el Coleccionista de Mundos. Y quien ocupa de momento el puesto del difunto senador es el mismísimo Sam Lane…

Mientras que las series de Batman pasaron por el Nuevo Universo DC sin demasiados problemas las de Superman vivieron un extraño experimento en las que se establecieron dos líneas temporales, una con la que Grant Morrison podía hacer y deshacer a su antojo que estaba cinco años atrás (algo así sucedió con el primer volumen de la JLA y ya vimos cómo salió eso, a Geoff Johns sólo le costó 24 números cogerle el pulso a los personajes) mientras que otros autores llevaban las riendas del Superman del “presente”. Ambas series se alternaban con lo que la serie regular de Superman, al menos en su edición española, sufría de cierto caos al contar historias pasadas y presentes alternativamente si a eso le sumamos el hecho de que los guionistas a cargo de Superman y Action Comics no tenían demasiada estabilidad pues… bueno, así vimos pasar a George Perez, Dan Jurgens o, actualmente, Scott Lobdell a cargo de los guiones mientras que, al menos, el resto de las cabeceras que Superman comparte con otros héroes, Batman y Wonder Woman, con Greg Pak y Charles Soule al frente. Con estos tres guionistas al mando se fragua la historia del enésimo enfrentamiento de Superman contra Juicio Final (y digo enésimo porque en el new UDC ya se han enfrentado un par de veces, una de ellas en la serie Superman/Wonder Woman) sólo que estamos ante un nuevo, cómo no, Juicio Final con nuevos poderes y mucho más mortífero (como si la versión del clásico Universo DC fuese un angelito) y que además de repartir hostias como panes es capaz de reaparecer cual villano de juego de plataformas (sí hombre, esos a los que matabas y tenían 3 vidas más o eran capaces de teletransportarse justo cuando te los ibas a cargar) y, esperad, no sólo es duro de pelar, sino que además al morir “posee” a aquél que le ha matado (¡¡es una joyita de villano!!). Así que las primeras páginas son una lucha a muerte contra Juicio Final (como no podía ser de otra forma) y después ya tenemos a ese “Superman oscuro” y semi-poseído por Juicio Final que intenta luchar contra la oscuridad que le posee y bla bla bla. 

Seamos sinceros, Juicio Final no es sino el Roky de los tebeos de superhéroes de DC, un monstruo al que no hay dios que tumbe a hostias, una bestia asesina con un sólo objetivo: “destruir Metropolis”, es una fuerza imparable y para detenerle hace falta el sacrificio último. Este “nuevo” Juicio Final no sólo es muuucho más fácil de matar, sino que además tiene una serie de poderes que… en fin, ya lo he dicho, de villano de juego de plataformas. No me convence demasiado y está por ver cómo se desarrolla la trama en los próximos 3 volúmenes. 

Por suerte, y al ser un mega cross-over de 4 series (con especiales incluidos) los guionistas deciden ir un poco a su bola y aprovechan para avanzar otras tramas. Francamente, casi encuentro más interesante lo que sucede en Smallville que toda la trama de la “posesión” de Superman.

Por otra parte el apartado gráfico resulta un batiburrillo, con un trabajo de Ken Lashley difícil de digerir, por decir algo, aunque también tengo que decir que Tony Daniel es el que mejor parado sale de la criba, junto a Jae Lee y Aaron Kuder . Estos tres autores nos ofrecen un acabado muy similar, lo que da solidez al volumen al que da cierre un Ed Benes con un dibujo de corte más juvenil y alegre. Lo que no se puede negar es que el diseño de Juicio Final es… en fin, lo dejamos en caótico, madre mía…

En cuanto a la edición de ECC no puedo negar que me parece acertada la decisión de sacar este material de las series regulares para conformar estos tomos, son 4 tomos toda la saga y lo cierto es que habría retrasado mucho las series regulares. Dejando aparte esta decisión la edición es, como siempre, muy buena y con extras a modo de artículos.

En definitiva, aunque no me apasiona la historia (me interesa muuucho más lo que pueda suceder con la trama de Smallville y Lois Lane) no puedo negar que Juicio Final es un villano con encanto y que suele gustarme ver cómo le parte la cara a Superman, aunque esta nueva versión le quita gran parte del encanto de esas peleas bestiales entre ambos. Habrá que ver cómo se desarrolla la historia pero reconozco que no me motiva en exceso ver la “posesión” de Superman.