linea_separadora

Para algunos Philip K. Dick (1928, Chicago – 1982, Santa Ana) no es más que un semi-desconocido escritor de ciencia-ficción, un autor cuyas obras inspiraron las películas «Blade Runner«, «Desafío Total» o «Minority Report«. Alguno hasta habrá visto su nombre en los títulos de crédito de la serie de televisión «El hombre en el castillo«. Sin embargo, para otros es, más allá de las barreras de un género que es minoritario y en muchas ocasiones menospreciado, uno de los autores esenciales del género del siglo XX.

Entre su extensa producción (36 novelas y 121 relatos breves) es difícil destacar algún título por encima del resto. Ninguno de ellos, lamentablemente, obtuvo ni la popularidad ni el reconocimiento merecido en su momento, solo «El hombre en el castillo«, ganadora del premio Hugo a la mejor novela del año 1962, y «Fluyan mis lágrimas, dijo el policía«, premio John W. Campbell Memorial a la mejor novela en 1975. En 2005, póstumamente, Dick fue incluido en el Salón de la Fama de la Ciencia-Ficción.

Gracias a sus obras muchos escritores logran perpetuarse en el tiempo y el espacio después de su muerte. Así ocurre con la obra de Philip K. Dick, cuya salud desafía a diario el paso de los años. La clave del éxito radica, sin duda, en la calidad literaria y la capacidad de sus historias para no envejecer. El hecho de que el cine haya escogido en varias ocasiones novelas y relatos suyos para adaptarlos a la gran pantalla lo demuestra. Y sin embargo, Dick solamente llegó a ver la adaptación de uno de sus relatos para la televisión y algunas escenas de «Blade Runner«, que se estrenó cuatro meses después de su muerte. Paradójicamente fue esta última la que le abrió a Dick las puertas del gran público, aunque lejos de la devoción que se rinde a Isaac Asimov, Ray Bradbury o a Arthur C. Clarke.

«¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?» es una novela difícil. «Blade Runner» no es una adaptación fiel de la novela, y por eso suele ser de difícil digestión para quienes llegan a ella desde la película de Ridley Scott. Dick nos cuenta como, en el año 2021, una guerra mundial ha exterminado a millones de personas. Los supervivientes codician cualquier criatura viva, y aquellos que no pueden permitirse pagar por ellas se ven obligados a adquirir réplicas increíblemente realistas. Las empresas fabrican incluso seres humanos. Rick Deckard es un cazarrecompensas cuyo trabajo es encontrar androides rebeldes y retirarlos, pero la tarea no será tan sencilla cuando tenga que enfrentarse a los nuevos modelos Nexus-6, prácticamente indistinguibles de los seres humanos.

linea_separadora