El cierre de la tercera trilogía y del arco Skywalker de «Star Wars» se va a convertir irónicamente en una mundial decepción con una taquilla espectacular. Mi yo fan de la saga me invita a despedazar esta entrega que peca de un guión chapucero y repleto de malas decisiones innecesarias probablemente derivadas de unos absurdos miedos de la productora espoleados por los dimes y diretes en redes sociales y test screenings. Mi yo más pueril y nostálgico quiere una despedida dulce y me invita a poner tres injustas estrellas para premiar lo que ofrece como entretenimiento trepidante repleto de acción y emociones más o menos epatantes. El paso del tiempo en cambio creo que será inmisericorde porque no nos merecíamos esto.

***
Título original: Star Wars: The Rise of Skywalker
Duración:141 min.
País: Estados Unidos
Guión: J.J. Abrams, Chris Terrio (Personajes: George Lucas. Historia: Chris Terrio, J.J. Abrams, Colin Trevorrow, Derek Connolly)
Música: John Williams
Fotografía: Daniel Mindel
Reparto: Daisy Ridley, Adam Driver, John Boyega, Oscar Isaac, Kelly Marie Tran, Joonas Suotamo, Domhnall Gleeson, Ian McDiarmid, Carrie Fisher, Anthony Daniels, Keri Russell, Billie Lourd, Lupita Nyong’o, Billy Dee Williams, Naomi Ackie, Richard E. Grant, Dominic Monaghan.
Productora: Lucasfilm / Bad Robot / Walt Disney Pictures. Distribuida por Walt Disney Pictures
Género: Ciencia ficción. Aventuras. Fantástico, Acción

RESEÑA SIN SPOILERS

42 años después volví al mismo cine en el que un día vi acompañado de mi padre “La guerra de las galaxias”, que ese fue el título que se dio en España en 1977 al hoy Episodio IV de Star Wars. La nostalgia y el cariño son al fin y al cabo lo que hacen que para muchos esta saga sea algo especial, porque forma parte de nuestra infancia, nuestra juventud y nuestra vida.

Vi la película con interés de inicio a fin, dejándome llevar por su acción trepidante y disfrutando como un niño de la propuesta de acción y aventura trufada como siempre por magníficos efectos especiales, decorados, ambientación, fotografía, sonido y banda sonora. ¡¡¡Qué banda sonora otra vez de John Williams!!!

Debo reconocer que lo que es la película como producto comercial funciona, pero quizás más que nada porque hay un estudio superpoderoso detrás capaz de no reparar en gastos y de contratar a los mejores especialistas en cada apartado técnico. Por ahí “El ascenso de Skywalker” es prácticamente irreprochable y eso hace que ninguna valoración pueda ser completamente negativa. Saben muy bien cómo articular la acción para que no haya respiro, saben muy bien cómo combinar acción, suspense y un ligero humor para que el espectador se entretenga y, por supuesto, visualmente todo es magnífico. Donde ya el examen alcanza el sobresaliente es con la partitura de Williams, el auténtico genio de toda la saga, que consigue realzar cualquier escena que se proponga para encogernos el ánimo o emocionarnos.

También me gustan la mayor parte de los actores. Sinceramente pienso que el trío protagonista daba mucho juego. Adam Driver y Oscar Isaac son dos grandes actores y cumplen con creces, John Boyega representa muy bien lo que se pretende con su personaje todo corazón y Daisy Riley es un acierto de casting desde la primera entrega porque sólo con su presencia se come la pantalla y su mirada refleja toda la pasión que necesita un personaje con el que nos identificamos desde el primer momento.

Ya aviso por tanto que no estamos ante un absoluto desastre porque al menos entretener entretiene, se pasa en un suspiro y en mi sesión hubo incluso unos cuantos que la acabaron aplaudiendo (será que tienen poco bagaje en esto del cine, quiero pensar).

El problema viene cuando analizas y vas mascando lentamente lo que has ido viendo, que ya aviso que para un espectador con experiencia hay que ir sorteando y pasando por alto bastantes cosas que rechinan. Una vez que das forma a una impresión global definitiva te das cuenta que esta última entrega es un completo y absoluto desastre por culpa de un guión y una producción infames. Y ¡Ojo!, distingamos, no hablo del argumento, no hablo de la historia que te cuenta, que te puede gustar más o menos, pero bien contada tiene su pase; hablo única y exclusivamente de guión, de decisiones de producción, de la mano que han metido los responsables últimos y señalo: productores, montador , guionistas y director. En lo que naufraga “El ascenso de Skywalker” es en eso, en detalles de guión, en la planificación global, en cómo se ha construido cinematográficamente la historia.

Yo albergaba ya mis dudas con J. J. Abrams, un señor encumbrado desde hace muchos años como el “nuevo Spielberg” que ha sido un permanente quiero y no puedo y no ha logrado rodar ni producir una sola obra maestra hasta este momento. Me gusta su espíritu de fan, bastantes de sus ideas, son buenas o muy buenas (ninguna redonda) sus series “Alias”, “Fringe” y “Perdidos” y alabo en parte lo que hizo con el reboot cinematográfico de “Star Trek” y con “Super 8”, pero después de esta conclusión de Star Wars y teniendo en cuenta que firma en parte el guión y que se le presupone bastante poder en la toma de decisiones, me parece que no es el genio que nos han querido vender ni de lejos y que ha sucumbido a poderes fácticos con los que probablemente no ha podido lidiar.

¿De qué hablo? Hablo de que es posible que Martin Scorsese tenga algo de razón cuando dice que el cine ha muerto, hablo de que no vislumbro en esta tercera trilogía y vistos los tres episodios una planificación seria y concienzuda, un plan inicial calculadamente desarrollado, veo improvisación, cambios de rumbo argumental, propuestas que no gustan a los fans y asustan a la productora, veo decisiones de guión en pos de una espectacularidad sin coherencia para la historia que nos cuentan, deduzco que las redes sociales condicionan los guiones y las decisiones de producción, que los test screenings previos a los estrenos condicionan los montajes….Y al final los resultados son chapuceros, precipitados, plagados de decisiones poco afortunadas, imagino discusiones que llevan a incoherencias y apaños que cantan en pantalla. Y no, no nos merecíamos ésto.

Lo avanzo ya, creo que el fulgor audiovisual y la capacidad para entretener son la virtud de esta tercera trilogía, pero se olvidarán, pasarán de moda y se recordará como la peor trilogía de las tres. La segunda trilogía, tan criticada, tan vapuleada, con todas sus pegas es más coherente, está mejor planificada, lógicamente se ciñe más el proyecto de George Lucas. Ésta última en cambio se ha salido de madre, ha planteado nuevas propuestas pero después se ha echado atrás y ha querido contentar tanto a los fans que se ha traicionado a sí misma y seguramente también a lo que George Lucas pretendía.

Me molesta porque había medios y había una muy buena intención de recuperar el tono de la trilogía original, dramático, con su suspense, con un cierto realismo; pero el guión de esta última entrega ha echado todo por la borda con decisiones muy al gusto del cine de evasión actual de los grandes estudios en el que prima fundamentalmente lo que es epatante audiovisualmente y la acción por la acción, mucho más que la coherencia interna de lo que nos cuentan.

La historia se cierra, el argumento de la saga Skywalker concluye, sólo espero que esa gente que en la Disney se ha encargado de hacerlo con una espada de Damocles sobre sus cabezas se quiten de encima la carga y descanse para dar paso a otros. Dicen que Disney quiere al director creativo de Marvel, Kevin Feige, como responsable del futuro de Star Wars. Me parece perfecto, pero que le dejen trabajar, porque me temo que no lo han hecho ni con J. J. Abrams (director de los episodios VII y IX) ni con Rian Johnson (director de episodio VIII) para nuestra desgracia. Espero que “The mandalorian” me quite este regusto amargo.

RESEÑA CON SPOILERS

Y ahora viene, más que una reseña al uso, un buen número de ejemplos para que tú, que espero que hayas visto la película (y si no te recomiendo que no sigas leyendo porque destripo muchas cosas), te unas a la causa (o quizás no):

– El montaje parece hecho a destajo yendo siempre a por la escena de acción siguiente y haciendo continuas elipsis para recortar metraje y explicaciones que se consideran poco necesarias (me huelo que han quitado muchísimas escenas que hubiera ralentizado la trama pero que quizás la hubieran hecho más atinada).

– Es fundamental en cualquier película construir y desarrollar bien los personajes y dar verosimilitud a lo que les ocurre para que cuando se enfrentan a situaciones dramáticas tú te las creas y no salgas de la película (en este caso tenemos un sinfín de ejemplos en los que eso no ocurre u ocurre con mucha menor intensidad de lo que debería):

o La tensión no resuelta entre Rey y Kylo Ren es tan sútil siempre que cuando ella le besa rechina muchísimo, aunque es para mi gusto algo completamente lógico.
o Parece que se han asustado con la deriva romántica en torno a Rose y Finn apuntada en el episodio VIII porque en esta película esa subtrama está prácticamente eliminada.
o No se puede insistir en lo que Finn “no le ha dicho” a Rey para después no cerrarlo al menos con una imagen alusiva (tremendo error de guión y/o montaje). Todos intuimos que puede ser, pero no se puede obviar después de dos o tres escenas insistiendo en ello.
o El truquito de hacernos creer a nosotros y a los protagonistas que ha muerto Chewbacca para que luego no sea así me parece de lo más burdo y cutre de la película. Si lo haces, hazlo bien, explícalo bien, deja claro que hay dos naves desde el principio por ejemplo.
o No sé si había un plan inicial para incluir en la trama al Emperador, pero parece metido en esta película con calzador. Su mera “resurrección” obliga además al espectador a asumir que Luke no lo mató en el episodio VI lo que me parece una decisión argumental muy caprichosa y chapucera tal y como nos la han contado. Y si lo pensamos es una traición en toda regla a lo que hizo Lucas.
o La sensación en muchos casos es que han tenido tres capítulos para contarnos un nuevo enfrentamiento entre los jedis y los Sith, entre los rebeldes y la nueva Orden, pero no ha estado todo planificado desde el principio con un plan maestro, sino que han ido improvisando y eso se nota, está completamente desaprovechado.
o De nuevo vuelven a usar situaciones que suenan a sacadas de los demás capítulos como la carrera de vainas por el desierto, la destrucción de planetas, Keylo Ren sometiendo con la fuerza a uno de sus luhartenientes, la batalla a bordo de un destructor entre un personaje (Rey/Obi Wan) y su antagonista (Keylo Ren/Darth Vader) o la batalla final contra el emperador. En todos los casos en esta película el impacto emocional es mucho menor del que fue o se pretendía porque está mal trabajado desde el guión.
o Hay una diferencia descomunal en cómo nos contó George Lucas el impacto emocional que provocó la destrucción de Alderaan con cómo nos cuentan ahora la destrucción de Kijimi, máxime cuando se supone que para Poe Dameron es un momento especialmente duro.
o La relación de Poe Dameron con Zorii Bliss, está metida con calzador en la historia, desarrollada en cuatro pinceladas y despachada de un plumazo cutre.
o La escena final con la batalla en el espacio es un absoluto desastre, no hay emoción, no está bien construida, no se nos explica correctamente lo que se juegan, lo que suponen esos destructores, lo que pueden hacer, cómo les pueden ganar un grupo de naves de individuos anónimos que no son un ejército y ya si entramos a analizar la batalla sobre el destructor sobre monturas, sin trajes espaciales, sin que afecta la no gravedad, ni la presión, ni la altura, ni la temperatura, en fin, pura desesperación…..Qué lamentable.

– Ir a la acción por la acción y querer ir al grano lleva a multitud de situaciones sin sentido, poco creíbles o precipitadas cuando no directamente absurdas:

o La huida con los saltos al hiperespacio del Halcón Milenario son muy epatantes pero muy poco creíble e innecesaria. Si con esta trilogía se pretendía volver un poco al realismo sucio de la primera esta es una de esas situaciones que lo impiden, poco verosímiles y que te sacan de la película por completo.
o Que el General Hux sea el espía de la resistencia me parece mal explicado, poco creíble, caprichoso y encima mal utilizado. Sólo sirve para que los protagonistas se salven en una situación límite, para justificar cierta información que tienen los rebeldes y para mostrar cuán malo es el General Pryde. En cualquier caso otro ejemplo de improvisación sobre la marcha y de guión mal urdido.
o ¡¡¡Qué casualidad caer en unas arenas movedizas y encontrar precisamente el paradero del tipo que andan buscando!!!! Con eso se ahorran explicaciones y metraje pero es improbable, se puede contar de otra manera. Y lo mismo con la resolución de ese momento, con la huida de la cueva gracias al numerito inverosímil de la serpiente gigante a la que cura Rey (salen de la cueva y de paso nos cuentan que Rey tiene ese poder, más ahorro de explicaciones).
o Lo del planeta con el mar encrespado queda muy chulo visualmente, pero que Rey coja un navegador ella sola y se lance a la aventura de nuevo es otro atentado contra la verosimilitud de la película. Todo eso es forzado, como lo es que los restos de la Estrella de la Muerte estén como están y «sobreviva» ese rastreador, queda espectacular pero muy poco creíble.
o Se supone que el Emperador ha lanzado a Keylo Ren por un acantilado, pero este reaparece de nuevo para ayudar a Rey, la caída no le ha matado. Si desde el guión no se le pensaba matar se podría haber resuelto de otro modo y no de forma tan poco verosímil.
o Al final hay una elipsis y Rey vuelve a la casa de los tíos de Luke (yo pensaba que había quedado calcinada por las tropas imperiales, pero se ve que no del todo). Y se nos pretende apuntar que aunque es nieta de Palpatine (otra cosa que me parece que se han sacado de la manga en este capítulo y por que sí) se siente en deuda con los Skywalker. Lo que dice al final puede ser muy bonito pero con esa elipsis y esa escena no está bien explicado y queda mal, queda caprichoso, incluso poco emotivo.

– Esta trilogía propone nuevos poderes de los jedis. Los espíritus de los muertos cobran más protagonismo y los jedis pueden comunicarse a distancia o incluso manipular objetos in absentia y resucitar vidas. La mayoría de estas propuestas me parecen decisiones graves que sólo aportan un plus de espectacularidad pero que nada tienen que ver con lo que en su día atribuyó George Lucas a unos y otros, más relacionado con una sabiduría más espiritual y en comunión con el Universo.

o La escena en la que Rey y Keylo Ren luchan con sus espadas láser a distancia puede ser espectacular pero me saca literalmente de la película porque destruye la suspensión de la realidad necesaria para disfrutar del relato y rechina a más no poder.

o La muerte de Leia es honorable y emocionante, pero de nuevo eso de que actúe a distancia justo en el momento preciso le confiere unos poderes que los jedis nunca han tenido.o El golpe de efecto de la espada de luz que desaparece y aparece en otro lugar puede ser espectacular pero de nuevo me chirría, me crispa, me molesta. Es darles un poder que nunca han tenido los jedis simplemente para sorprender por sorprender. En el fondo pienso que todo esto revela una terrible falta de ideas.

o También es emotivo el momento en que Keylo resucita a Rey, pero de nuevo volvemos a lo mismo ¿tenía que ser necesariamente así? ¿No podía ser algo más creíble, más respetuoso con lo que siempre hemos visto?
o ¿También se le aparece Han Solo a Keylo Ren? ¿No era una facultad de los maestros a sus aprendices? ¿Han Solo también está imbuido por la fuerza? ¿En qué ha sido Han Solo maestro de Keylo Ren?
o ¿Cómo puede el espíritu de Luke Skywalker elevar una vez muerto el X-Wing para dejárselo a Rey? ¿Por qué no lo hizo antes?
En resumen, un absoluto y completo desastre de guión en el que sospecho que han metido mano muchos y en el que se ha improvisado y se han cambiado cosas para contentar a la gente que opinó de las películas anteriores. En definitiva una estrategia de producción que me parece nefasta.