linea_separadora

Tras malas decisiones y las desgraciadas consecuencias que la guerra civil entre los superhéroes provocó en Spiderman, que le llevaron a desvelar su identidad secreta públicamente o que le enfrentaron con ambos bandos en liza, el Trepamuros consideró un cambio radical en su vida. Con la saga conocida como «Spiderman: De vuelta al negro» («Spiderman: Back in Black«,… que comparte título con una conocida canción del grupo musical metálico AC/DC), con guión de J.M Straczynski y el dibujo del solvente Ron Garney, el color negro volvió a estar de moda en las azoteas de Nueva York en el año 2007.

Publicada originalmente entre los números 539 y 543 de «Amazing Spider-Man«, «Spiderman: De vuelta al negro» significaba el regreso de Peter Parker al traje de color negro, un color que reflejaba el estado de su espíritu en aquel momento tras sumar una desgracia tras otra, hundido en un espiral de desdichas cuyo colofón fue el atentado de un francotirador contratado por Kingpin por el que su querida tía May quedó tendida, luchando entre la vida y la muerte, en la cama de un hospital. No es solamente un cambio radical en su vestuario, vestido de luto, sinó también un cambio de actitud del superhéroe, y deberá lidiar con sentimientos encontrados que provocan un conflicto entre su busqueda de justicia y venganza, la ira y la rabia que alberga en su interior, con la ética y los principios que siempre han guiado su comportamiento.

El uniforme negro de Spiderman, simbionte alienígena al margen, es el preferido por la mayoría de los seguidores del superhéroe arácnido y el guionista Joe Michael Straczynski aprovechó la ocasión para recuperarlo. ¿Y después? Después llegó el defenestrado arco «One more day«, una de las etapas más odiadas de las aventuras de Spiderman (con permiso de la saga de los clones), que puso fin a la etapa de Straczynski en «Amazing Spider-Man» y que, para muchos lectores, supuso la ruptura traumática y definitiva con su serie favorita. El gran error del editor Joe Quesada, aunque por fortuna tras Straczynski llegó Dan Slott para arreglar un poco el entuerto.

linea_separadora