Aunque me he subido tarde a la lectura de Solos tengo que reconocer que con estos dos volúmenes me declaro totalmente enganchado a la serie de Fabien Vehlmann y Bruno Gazzotti que Dib·buks está publicando en España y que tanto me está gustando, el tercer volumen está anunciado para la segunda mitad del 2015, así que espero tenerlo pronto en mis manos.

Solos 02 (Edición integral)

Edición original: Seuls
Guión: Fabien Vehlmann
Dibujo: Bruno Gazzotti
Color: A color
Formato: Libro cartoné, 104 págs. a color.
18,5€

El primer volumen de Solos nos deparó muchas sorpresas, unos buenos sustos y algunos misterios sin resolver. ¿Cómo subsistir sin la ayuda de los adultos? ¿Qué quiere el amo de los cuchillos? ¿Qué ocurre en el clan del tiburón? Este segundo tomo cierra un ciclo y aporta alguna que otra respuesta a las cuestiones levantadas por la gran desaparición. Descubre la increíble e inquietante historia de estos cinco niños, de distintas edades y distintos caracteres, que tendrán que arreglárselas solos y lidiar con las amenazas que se esconden en la sombra. A pesar de las diferencias entre ellos, formarán un equipo unido para averiguar lo ocurrido. ¡Juntos! Para lectores de 8 a 88 años.

Dib·buks acaban de publicar el segundo volumen de la serie Solos, un título que me gustó mucho en su primer arco argumental y al que le puse, sin embargo, un par de pegas argumentales que se explican, y muy bien, en este segundo volumen en el que, a cuentagotas, vamos teniendo respuestas a algunas de las preguntas que formulaba en mi anterior reseña, aunque eso, por supuesto, tan sólo nos llevará a nuevas preguntas.

Lo cierto es que, aunque sea mentalmente, tengo que felicitar a Fabien Vehlmann (Ian) y Bruno Gazzotti (El pequeño Spirou) por el grandísimo trabajo que están haciendo en esta serie, es cierto que la premisa de hacer que tus personajes despierten en un sitio extraño sin saber cómo han llegado a él o dónde está el resto de la gente no es un recurso especialmente original en los últimos tiempos, pero no sería justo reconocer que al escoger a jóvenes protagonistas (e incluso al escoger a un dibujante con un estilo más de línea clara, o infantil si se prefiere, como Bruno Gazzotti, por mucho que eso de haber trabajado en la serie de El pequeño Spirou le haya servido para coger tablas) ya cambia bastante la premisa y es que uno no espera ver a niños teniendo que descubrir qué ha sido de sus seres queridos, del resto del mundo e incluso teniendo que luchar por sus vidas frente a amenazas mortales (Battle Royale no cuenta, lo siento). Eso otorga un punto de originalidad al planteamiento de Solos, pero la verdad es que es en el desarrollo de la trama en donde encontramos la verdadera receta del éxito de esta serie, y es que conforme se van produciendo bajas entre los chicos, conforme todo se vuelve más y más extraño, es cuando el lector disfruta enormemente y eso por no hablar del cliffhanger final que es… muy propio de Lost (Perdidos, la serie de TV) la verdad.

En este volumen se agrupan dos tomos de la serie y lo cierto es que mientras por un lado tenemos el enfrentamiento con los animales, que parecen temer algo y también ser más inteligentes de lo que debieran, aparte del relevo en el liderazgo del grupo y cierta muerte significativa, por el otro tenemos un segundo volumen en el que comienzan a ponerse las cartas sobre la mesa para ampliar el misterio, aunque eso sí, hay que reconocerle a Vehlmann que cuantas más respuestas nos ofrece… mayor resulta el misterio, algo que se hará especialmente notorio en la última página que nos obligará a mordernos las uñas hasta la salida del próximo volumen…y se va a hacer larga la espera, lo garantizo.

{youtube}wF0E_ThN_zw{/youtube}

En resumidas cuentas hay que aplaudir el trabajo de Fabien Vehlmann que maneja a los personajes con soltura y que reserva las sorpresas para los mejores momentos sabiendo jugar con el lector muy acertadamente y logrando que no nos sintamos estafados cuando las respuestas, poco a poco, se van filtrando.

En el apartado gráfico la labor de Bruno Gazzotti es impresionante, especialmente por cómo resulta un narrador tan eficaz a la vez que utiliza un estilo de línea clara que, a priori, no le pega a esta historia, algo que no afecta al maravilloso trabajo de Gazzotti y que se nos olvidará de inmediato, conforme comenzamos a adentrarnos en la historia. 

Sobre la edición de Dib·buks diré que parece medida al milímetro, salvo un par de hojas de guarda no hay espacio para más, aunque en estos casos siempre lamento que no haya espacio para algún artículo sobre la obra o los autores. Estamos a tan sólo 3 álbumes de la serie francesa (van por el noveno que Dupuis ya anuncia en su web) lo que me hace temer que nos toque tener paciencia para vivir el final de la historia, el tercer volumen en castellano estaba previsto para finales de año, a ver si aparece pronto.

En definitiva, cada vez estoy más convencido de que Solos es una de esas series que gusta al público mayoritario por un argumento misterioso en el que las respuestas se hacen esperar y se administran con cuentagotas para deleite del lector.