La mascota que no quiere tener puede ser el compañero que necesita.