Michigan, 1963. Kellogg’s y Post, enemigos acérrimos en el sector de los cereales, compiten por crear un producto que cambie para siempre los desayunos. ‘Sin edulcorar’ es un relato de ambición, traiciones, azúcar y lecheros con mala leche.