Aftershock Comics ha juntado los talentos de Warren Ellis y Phil Hester en una historia contenida en un único volumen, «Shipwreck«, un viaje a los infiernos por medios científicos… ¿o no?

Shipwreck (Aftershock)
Edición original: Shipwreck 1-6 USA
Guión: Warren Ellis
Dibujo: Phil Hester
Color: A color
Formato: Libro rústica, 144 págs., color.
14,95€

El Dr. Jonathan Shipwright, único superviviente de un naufragio muy inusual y muy secreto, no sabe dónde está. Atrapado aparentemente en una carretera sin fin y persiguiendo a un saboteador que es clave en su salvación o en su perdición, el Dr. Shipwright debe lidiar con un terreno salvaje y sus aún más extraños habitantes.

Planeta Cómic continua adelante con la edición del material de la editorial Aftershock que, poco a poco, se va dando a conocer entre los lectores españoles con propuestas tan arriesgadas, diferentes e interesantes como este Shipwreck, una propuesta a medio camino entre el thriller y el terror que firman dos grandes autores: Warren Ellis y Phil Hester.

Antes de continuar conviene aclarar que Shipwreck es un volumen único que contiene toda la trama que Ellis y Hester pretenden narrar, el primero dejó abierta la posibilidad de, en un futuro, escribir nuevas historias ambientadas en este mundo, cosa que aún no ha sucedido.

En Shipwreck, apellido del protagonista que da nombre a la serie, conocemos al susodicho mientras vaga por un desierto yermo en el que se va encontrando a ¿humanos? enloquecidos que realizan todo tipo de cruentas actividades sin ninguna muestra de pudor o vergüenza por sus actos, con total naturalidad, al principio el doctor Shipwreck se pregunta si está en el Infierno, pero la verdad resultará mucho más interesante a la par que terrorífica. Permitidme no desvelaros el enigma que se oculta tras el argumento de Shipwreck para no estropearos la lectura, tan sólo deciros que el buen doctor persigue a uno de los miembros de la expedición Janus, precisamente al saboteador de la misma, y mientras se va cruzando con enigmáticos y terroríficos personajes.

Warren Ellis es un guionista acostumbrado a exigir cierto esfuerzo intelectual a sus lectores y en Shipwreck cumple con esta regla, jugando con el lector y haciéndole dudar sobre dónde se encuentra el doctor, cómo ha llegado allí, quienes son los habitantes de ese mundo y, sobre todo, quiénes son las enigmáticas autoridades. La historia se construye como un gigantesco enigma que mezcla lo religioso con lo tecnológico y el terror y que se ve apoyado por el fantástico dibujo de un Phil Hester que siempre aporta narrativamente a la historia y más en Shipwreck, donde logra crear una atmósfera claustrofóbica y de peligro constante que recuerda un paisaje infernal o postapocalíptico.

Aunque Shipwreck es una historia interesante puede decirse que Warren Ellis no termina de sacarle todo el partido a la historia, esta road movie debería haber haberse prolongado un tanto más a fuerza de sacarle más jugo a la historia y prolongar la resolución de la persecución y venganza. No obstante, en los tiempos que corren, quizás sea injusto quejarse de que la historia se concentre en vez de lo habitual, alargar trama e historia durante meses, sino años.

La edición de Planeta Cómic continúa las pautas marcadas por la edición de los dos volúmenes anteriores de Aftershock, incluyendo un texto presentación de Jeff Lemire.

En definitiva, hasta ahora Shipwreck puede ser considerado un título menor de Aftershock entre los que ya han aterrizado en España, aunque gustará a los fans de Ellis o Hester.