Señoría Labordeta es el segundo tebeo de GP Ediciones dedicado a José Antonio Labordeta y de nuevo repite el equipo compuesto por Daniel Viñuales, Carlos Azagra y Encarna Revuelta.

Señoría LabordetaSeñoría Labordeta    
Fecha de edición:  marzo de 2020
Guión: Daniel Viñuales Cerdan
Dibujo: Carlos Azagra
Color: Encarna Revuelta
Formato: 17×24 cm, cartoné, 96 páginas. Color.
Precio: 16,00 €

Como un beduino perdido en el desierto se veía José Antonio Labordeta al aterrizar en un Congreso de los Diputados con gobierno de mayoría absoluta.

Desde 2000 a 2008 ejerció de parlamentario en la Carrera de San Jerónimo, sintiéndose ajeno a toda la parafernalia del Madrid de la Corte, pero, inspirado por su paisano Joaquín Costa, intentando ser útil.

Como un moderno Quijote, acompañado siempre por su inseparable Paco Pacheco, se vio envuelto en algunos de los episodios más importantes de los últimos 20 años.

Legisló.

En 2018 GP Ediciones nos sorprendió con el que, posiblemente, sea su cómic más vendido y al que más cariño tengo: TeBeO Labordeta, un repaso a la vida del popular político, cantautor, escritor, articulista y aragonés en una deliciosa narración que nos hablaba de la vida y obras (y milagros) de ese excelente aragonés que fue José Antonio Labordeta. Así que era cuestión de tiempo que en GP Ediciones, y en la Fundación José Antonio Labordeta, optasen por adaptar alguno de los libros del cantautor aragonés, en esta ocasión nos centramos en el paso de Labordeta por el Congreso de los Diputados durante dos legislaturas, basándose en entrevistas y en el libro Menorías de beduino.

Así pues en Señoría Labordeta se nos narra el paso de José Antonio Labordeta por el Congreso de los Diputados en los peores años de la Democracia (con José María Aznar al control del Gobierno con mayoría absoluta) y también en los años de José Luis Zapatero y nos muestra los vericuetos y andanzas de nuestro protagonista en el Congreso, y en Madrid, y cómo realmente él estaba deseando regresar a su querido y añorado Aragón, pero optó por quedarse allí 8 años, con 4 años en los que el PP no le hizo caso en NADA (salvo para insultarle), y con otros 4 años más agridulces en los que Zapatero no terminó de concretar todo lo (com)prometido con Aragón.

Sinceramente, hacen falta más cómics (y libros) como Señoría Labordeta, no sólo porque humanizan a algunos políticos (otros ya sabemos que de humanos no tienen nada, ¿verdad señora Ayuso?) y nos muestran lo difícil que es intentar sacar adelante políticas para una Comunidad Autónoma vaciada en favor de Cataluña, Madrid, Valencia y el extranjero, y que cada vez se queda más atrás ante el desinterés del Gobierno de España (al que no le importan las Castillas, Extremadura o Aragón hasta que llegan las elecciones y después si te he visto no me acuerdo) esté en manos del partido que esté, PP o PSOE. Ante esta realidad es aún más admirable lo que José Antonio Labordeta hizo, sacrificando parte de sus últimos años de vida, luchando por una tierra a la que parece que nadie quiere y a la que su propio gobierno central, y partidos políticos centrales, han olvidado sistemáticamente e intencionadamente desde hace siglos en favor de otras Comunidades Autónomas cercanas (estos días tenemos otro ejemplo con los Juegos Olímpicos de Invierno, una nueva puñalada por la espalda de Cataluña y Madrid a Aragón, que para estas cosas si se ponen de acuerdo). Y AÚN ASÍ JOSÉ ANTONIO LABORDETA CONTINUÓ PELEANDO POR ARAGÓN, SACRIFICANDO SU VIDA. Por eso, señores, cuando nos dejó miles de ciudadanos fuimos espontáneamente a despedirlo (como podéis ver en el vídeo de aquí abajo). Por eso José Antonio Labordeta se merece todos los homenajes habidos y por haber y por eso duele tanto ver que Vox “fuerce” al PP en Zaragoza a quitar la subvención a la Fundación José Antonio Labordeta, por eso duele ver cómo el PP, una vez más, traiciona a los aragoneses y lo hace por la petición de la ultraderecha, que es lo mismo que el PP.

Pido disculpas por haberme posicionado tan claramente, Señoría Labordeta me emocionó tanto o más como en su día lo hizo TeBeO Labordeta y eso hace que haya pasado un poco por alto el hablar del maravilloso trabajo de Daniel, Azagra y Revuelta, porque aunque han hecho estos tebeos con cariño y humor también los han hecho de manera que es imposible que no se nos revuelvan las tripas al leer según qué cosas o ver lo que tuvo que soportar uno de los más nobles aragoneses de la historia, nuestro abuelo, al que más de una década después de su muerte algunos intentan hacer desaparecer.

En definitiva, me pongo de rodillas para agradecer a GP Ediciones estos cómics que hacen patria, que nos recuerda quiénes somos y quiénes podemos ser y que homenajean a personajes a los que a todos nos gustaría parecernos, y aún más al abuelo, a su Señoría Labordeta al que hoy echamos más de menos que nunca.