Poco a poco avanza la edición de lujo de Sandman por parte de ECC Ediciones, en esta ocasión le echamos un vistazo a la quinta entrega: «Juego a ser tú«. Posiblemente el volumen más «flojo» de los reseñados hasta el momento,… y aún así un disfrute.

http://www.via-news.es/images/stories/comic/ecc/sandman_num5.jpgSandman #05: Juego a ser tú   
Edición original: Sandman núms. 32 a 37 USA
Guión: Neil Gaiman
Dibujo: Shawn Mcmanus, Bryan Talbot, Colleen Doran, Stan Woch
Color: Daniel Vozzo, Steve Oliff
Formato: Libro cartoné, 192 págs. a color
17,95€

En el quinto tomo de la obra maestra de Neil Gaiman, nos reencontraremos con Barbie: personaje a quien conocimos en La casa de muñecas que ahora deberá viajar al reino mágico que en su momento soñó, amenazado por las fuerzas del Cuco. Contando con la aportación de dibujantes como Shawn McManus, Colleen Doran o Bryan Talbot, alcanzamos el ecuador de esta reedición, recuperando un arco argumental que se alzó con los Premios Eisner 1993 al Mejor Guionista y Mejor Serie Regular.

Sandman es con razón la colección de cómics más aplaudida y premiada de los años noventa. Esta epopeya soberbia y muy melancólica cuenta con el elegante guion de Neil Gaiman y los dibujos de un elenco de artistas que se van alternando y que se encuentran entre los más solicitados de la actualidad. Es una rica combinación de mitos modernos y fantasía oscura donde la ficción contemporánea, el drama histórico y la leyenda se entrelazan a la perfección. La saga de Sandman comprende una sucesión de relatos únicos en la literatura gráfica y narra una historia que jamás olvidaréis.

Soy un gran fan del trabajo de Neil Gaiman en Sandman, me encanta prácticamente cualquier cosa que aparezca publicada y estoy deseando leer sus nuevas obras, sobre todo estoy deseando leer su nueva etapa en Sandman, Obertura, título que ECC ha comenzado a publicar en grapa y que estoy deseando tener en mis manos. No obstante tengo que reconocer que este volumen es, posiblemente, el que menos me gusta de Sandman, y es que no me resultan interesantes los personajes que protagonizan el arco argumental que supone Juego a ser tú, y tampoco es que me haga mucha gracia la poca presencia de Sandman (o su representación) en estos números.

Recapitulando, retomamos a los personajes que conocimos en La Casa de Muñecas que, francamente, ya me resultaron aburridos en su momento y aquí… otra vez. De hecho la parte que más me interesa del tomo es la de la fantasía del sueño de Barbie y los personajes que ella soñó, pero Gaiman no les da mucho espacio y se centra en Fox, Hazel, Wanda… eso sí, Tesalia  también es un personaje interesante… y también sale poco. Vamos, que aunque la historia del Cuco pueda ser muy interesante para mi gusto la trama se centra en personajes que me interesan poco, o nada, dejando de lado a los que realmente me interesan (sobre todo el propio Sueño) o ese mundo que tanto recuerda a obras como El Señor de los Anillos, Las Crónicas de Narnia o Alicia en el país de las maravillas, por citar algunos, y que queda tan desaprovechado (de hecho recuerda, en sus inicios, a la historia de Fábulas) que no deja de ser una pena, ya que da la impresión de que el mundo que Gaiman “desaprovecha” era muy interesante, seguramente más que la historia o algunos de los personajes que tiene más protagonismo en Juego a ser tú. Aún así es innegable que estamos ante un cómic superior al resto, con momentos que te ponen los pelos de punta y que te emocionan a más no poder, y es que el “Sandman malo” sigue siendo un cómic de calidad que vapulea a la mayoría de cómics de aquellos años.

Gráficamente no me siento cómodo con el “estilo Sandman” (o Vertigo, como prefiráis), y es que suele resultar en unas páginas “sucias” en las que cuesta hacerse con todos los detalles, aún así estamos hablando de un cómic que trata sobre el mundo onírico, por lo que el estilo casa bastante bien, aunque un mismo dibujante (al menos para cada arco argumental) hubiese sido de agradecer en su día.

La edición de ECC me sigue pareciendo impecable, la prefiero a la edición rústica de Norma Editorial que tenía desde hace años (y que ahora heredará Noren) y, la verdad, queda mucho más bonita en las estanterías. Eso sí, un tironcillo de orejas: numerar los tomos no hubiese estado mal.

En definitiva, puede que este sea el volumen menos interesante de los aparecidos hasta la fecha, pero estamos hablando de una serie que, en su nivel más bajo, se come con patatas a la mayoría de títulos.