Alcanzamos el ecuador de la trilogía Reinos en Llamas y lo hacemos con un libro repleto de acción y traiciones y que llevará al límite a Priya y Malini en La Espada de Hiedra, de Tasha Suri.

La Espada de HiedraLa Espada de Hiedra / Reinos en Llamas 2
Tasha Suri
Traductor: Jesús Jiménez Cañadas
ISBN: 9788419767066
460 páginas
Rústica con solapas
21.00 €

Malini está decidida a reclamar el trono que la profecía del dios sin nombre le ha ofrecido. Pero incluso con la fuerza de la ira en su corazón y un ejército de hombres leales a su lado, derrocar a su hermano será una lucha brutal y sangrienta. A pesar de que aún no comprende la magnitud de su poder, las aguas inmortales fluyen a través de la sangre de Priya, sacerdotisa nacida tres veces y mayor del templo de Ahiranya. Su sueño es ver al país libre del gobierno venenoso de Parijatdvipa y de la podredumbre, una enfermedad que se extiende lentamente entre todos los seres vivos. Malini y Priya han elegido caminos separados. Pero sus almas siguen tan entrelazadas como sus destinos y pronto se darán cuenta de que unirse es la única forma de salvar al reino de aquellos que preferirían verlo arder.

Después del final de El trono de jazmín y en las primeras páginas de La Espada de Hiedra uno esperaría que las cosas comenzasen a ir mejor para Malini, Priya y Bhumika pero lo cierto es que las cosas se complican rápidamente para Malini que se verá obligada a pedir ayuda a Priya en su lucha por convertirse en la nueva emperatriz de Parijatdvipa, toda vez que su hermano mayor no parece muy deseoso de hacerse con el trono. Así que Priya abandonará Ahiranya con la bendición de Bhumika, pero pronto comenzará a sospechar que algo ocurre en su tierra natal cuando deja de tener noticias y contacto con su hermana. Mientras, la lucha por el poder del imperio se recrudece cuando Chandra demuestra contar con un arma con la que nadie contaba: el fuego de las Madres, el arma que permitió derrotar a los yaksas y que ahora está en manos del emperador loco. Pero en Ahinraya algo ha despertado y los yaksas aparecen en la capital dejando claro que tienen su propia agenda y que sus planes no serán del agrado de Bhumika o del resto de ahiranyanos.

Tasha continúa apostando por la épica en un mundo de inspiración hindú pero con un fuerte protagonismo de las mujeres, tanto es así que las protagonistas son exclusivamente mujeres, que deben afrontar la negatividad y el rechazo de los hombres, aliados suyos, a los que les cuesta meterse en la cabeza lo capaz que puede ser una mujer. También tenemos tiempo para el romance entre las protagonistas y un final que os dejará deseando leer las próximas páginas (aún habrá que esperar un poco para ello) y las dudas de qué harán los yaksas en la próxima entrega.

Sinceramente La Espada de Hiedra me ha parecido un libro superior, por su precipitación de los acontecimientos, que El trono de jazmín, que sin duda es un libro de acción mucho más pausada, pero ambos continúan con la apuesta por un mundo dominado por hombres donde las mujeres van a provocar una revolución, quieran o no los hombres, y por esa apuesta por la cultura hindú que va desde la configuración de los reinos a la propia comida.

Esta vez no sólo hay que aplaudir a Gamon Fantasy por la traducción de Jesús Cañadas o por la decisión de publicar estos libros, sino también por darme la oportunidad de entrevistar a Tasha Suri en un vídeo que compartiré pronto con todos vosotros y que me demostró, una vez más, que la autora es más interesante que su obra.

Pero lo realmente interesante de La Espada de Hiedra es lo volcada que está Tasha en la acción, cómo tiene un plan para, aparentemente, enfrentar a esas dos naciones y a estados dos amantes… aunque eso es deducción mía porque realmente aún sé qué va a suceder en la tercera entrega, para ello habrá que esperar.