En el Universo Expandido de Star Wars el despiadado cazarrecompensas Boba Fett no murió digerido por los jugos gástricos del Sarlacc en Tatooine, sino que sobrevivió. No salió ileso de la experiencia en el estómago de la bestia, pero pudo seguir ejerciendo de cazarrecompensas, el más temido de toda la galaxia. Y este universo ampliado las aventuras de Boba Fett fueron numerosas, emocionantes y muy peligrosas, y el volumen «Star Wars: Boba Fett» recoge unas cuantas de ellas.

image1Si el precio se le acomoda, no hay trabajo suficientemente arriesgado para el misterioso hombre de la armadura mandaloriana. Desde la resolución de disputas diplomáticas (con muchos prejuicios) a grandes grescas entre cazarrecompensas, pasando por un duelo con Darth Vader y el desenmascaramiento de unos impostores.

Las apariciones del cazarrecompensas Boba Fett en las seis películas de «Star Wars» fueron breves pero de importancia trascendental para el desarrollo de la historia que nos estaba contando George Lucas. Desde su presentación como un niño en el planeta Kamino y la muerte de su padre Jango Fett asesinado por los jedis en la Batalla de Geonosis en «Star Wars II: El Ataque de los Clones», pasando por su papel en la captura de Han Solo en Bespin cumpliendo con el encargo de Jabba The Hutt en «Star Wars V: El Imperio Contraataca» hasta su (aparente) muerte en el desierto de Tatooine, en las fauces del Sarlaac. De su nacimiento como clon inalterado de Jango Fett en el 32 ABY como uno de tantas reproducciones de Fett destinadas a integrar el ejército de la República, o de su armadura mandaloriana y su arsenal de armas, o de su rivalidad con otros cazadores de recompensas como Bossk, 4-LOM, IG-88, Zuckuss o Dash Rendar, solamente hay comentarios casuales o escenas puntuales sobreentendidas, pero de su juventud como huérfano o de su huída del estómago de la bestia de la Fosa de Carkoon no hay la más mínima mención,… salvo si nos dirigimos al inmenso Universo Expandido de Star Wars (Expanded Universe, EU).

Como nos gusta explicar siempre que reseñamos cómics de «Star Wars» que nos cuentan historias al margen de lo narrado en las seis películas oficiales o canónicas, se denomina Universo Expandido a los acontecimientos de la saga galáctica que sucedieron antes y después de las entregas cinematográficas, desde el encuentro del maestro Jedi Qui-Gon Jinn con el niño esclavo Anakin Skywalker en Tatooine en el 32 ABY, pasando por las Guerras Clon entre la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes o Separatistas, del 22 aBY al 19 aBY, o el asalto imperial a la corbeta coreliana rebelde Tantive IV de la Princesa Leia hasta la derrota ¿definitiva? del Imperio en las lunas de Endor, en el año 4 dBY (después de la Batalla de Yavin, según la cronología del Universo Expandido), desde el lejano pasado hasta el ignoto futuro, desde los ancestros hasta los descendientes de los descendientes.
Se considera que la primera aventura del Universo Expandido apareció en 1978, en un cómic que narraba una pequeña historia sobre Han Solo y Chewbacca escapando de unos cazarrecompensas. Era la primera vez que un autor se salía del camino trazado por la película, pero una vez abierta la puerta no volvería a cerrarse: la novela «Splinter of the Mind’s Eye» («El Ojo de la Mente») de Alan Dean Foster publicada en 1978 por DelRey que fue escrita como secuela de la primera película por si no llegaba a fructificar la trilogía que George Lucas tenía prevista, las series de animación «Droids» y «Ewoks» en 1985, la atracción «Star Tours» del parque de atracciones Disneyworld, el videojuego para PC «X-Wing: Space Combat Simulator» de 1993,… 
El crecimiento de este Universo Expandido en los últimos veinte años ha sido abrumador y se ha sostenido en tres pilares fundamentales, ramas de esa semilla inicial que antes hemos mencionado. La primera rama sería los libros, centrados sobretodo en los acontecimientos inmediatamente posteriores a la caída del Emperador como la lucha contra los restos de las fuerzas imperiales reunidas alrededor del Gran Almirante Thrawn, la boda de Han Solo y la princesa Leia, el nacimiento sus hijos Jaina, Jacen y Anakin, la relación de Luke Skywalker con la asesina Mara Jade, la muerte del wookie Chewbacca, la instauración de la Nueva República, la creación de la Nueva Orden Jedi… La segunda rama sería los cómics, que en su mayoría trasladan a su formato historias narradas en videojuegos y libros. Y la tercera y última rama sería los videojuegos, que desde principios de los años 90 se convirtieron en la experiencia más directa para trasladar a los aficionados a la saga ideada por George Lucas hasta el Universo Expandido, y que recientemente han vivido su salto más ambicioso con las dos entregas de «Star Wars: El poder de la fuerza» y, sobretodo, el MMORPG «Star Wars: The Old Republic» de Bioware. Todo este material del Universo Expandido ampliaba y continuaba las historias contadas en las películas canónicas (tres al principio, seis tras el estreno de la segunda trilogía en forma de precuela), y añade otras muchas, siempre dentro de la cronología oficial y sin contradecir a cualquier otro elemento del Universo Expandido ni a las películas.
En el marco concreto de los cómic ambientados en el universo expandido de «Star Wars», y como suele suceder con cualquier producto derivado de un marco mayor, hay de todo. Se pueden encontrar joyas (como «Los Jedis contra los Sith» de Macan, Bachs y Fernández o la adaptación al cómic de la trilogía literaria de Timothy Zahn «Heredero del Imperio») pero también hay un montón de papel desaprovechado para plasmar historias que no estan a la altura del precedente al que deben rendir pleitesía (como «Imperio Oscuro», «Star Wars: Rebelión» o «Imperio Carmesí»). Entre unos y otros, con algunos detalles que merecen la pena pero sin alcanzar la brillantez, títulos como «Star Wars: Tiempos Oscuros», «Star Wars: Caballeros de la Antigua República», «Star Wars: Purga», «Star Wars: Legado», «Star Wars: Imperio», o el título que nos ocupa en esta ocasión: «Star Wars: Boba Fett».

«Star Wars: Boba Fett», el séptimo volumen de la colección de «Star Wars» publicada en España por Planeta DeAgostini Comics, es una antología que recoge nueve historias que relatan algunas de las misiones más peligrosas del cazarrecompensas Boba Fett, el cazador de hombres más temido y despiadado de la galaxia. 
El volumen de «Star Wars: Boba Fett» incluye, sumando un total de casi quinientas páginas, nueve aventuras de diferentes series, con distintos dibujantes y guionistas, publicadas por Dark Horse Comics («Boba Fett: Enemigo del Imperio», «Inframundo: La Basílica de Yavin», la séptima entrega de la serie «Imperio» titulada «Sacrificio», la vigesimoctava entrega de la serie «Imperio» titulada   «Escombros», «Boba Fett: Fuerza Desmedida», «Boba Fett: Rescate», «Boba Fett: Motores Gemelos de Destrucción», «Boba Fett: Muerte, Mentiras y Traición», y «Boba Fett: Agente de la Muerte») ubicadas cronológicamente antes, durante y después de la batalla de Yavin de «Star Wars IV: Una nueva esperanza» que significó la destrucción de la primera Estrella de la Muerte y el fallecimiento del Grand Moff Tarkin. Salvo «Boba Fett: Enemigo del Imperio» y «Boba Fett: Muerte, Mentiras y Traición», ninguna de las otras siete historias habían sido publicadas en castellano con anterioridad.
De los nueve relatos, tres sobresalen por encima del resto. El primero es «Boba Fett: Enemigo del Imperio» (los cuatro números de «Star Wars: Boba Fett. Enemy of the Empire») de Ian Gibson, John Nadeau y John Wagner, donde el cazarrecompensas recibe el encargo, por parte del mismísimo Lord Oscuro del Sith, de encontrar a un traidor, el coronel Abal Karda, y recuperar un misterioso objeto que se ha llevado en su huida. En su persecución, Fett se cruzará con la cómica Orden de los Pesimistas de Maryx Minor, esquivará engaños y traiciones, y se enfrentará en duelo a Darth Vader. El segundo es «Inframundo: La Basílica de Yavin» (los cinco números de «Star Wars: Underworld. The Yavin Vassilika») de Mike Kennedy y Carlos Meglia, donde Boba Fett, el contrabandista Han Solo y su fiel wookie Chewbacca, Lando Calrissian, Greedo, Dengar, Bossk, IG-88, 4-LOM, Zuckuss, Sardu Sallowe y Jozzel Moffet son los peones al servicio de una apuesta entre tres señores del crimen Hutt, en busca de una reliquia perdida. Y el tercer relato destacado es «Boba Fett: Fuerza Desmedida» («Star Wars: Boba Fett. Overkill») de Jeremy Barlow y Francisco Ruiz Velasco, donde el despiadado cazarrecompensas mandaloriano es contratado por un oficial imperial para poner fin a la disputa entre la casa real de Troska y las fuerzas del Imperio destacadas en el planeta.

Como conclusión, y como habitual reflexión final en las reseñas de cómics de «Star Wars», señalar que la colección de cómics de «Star Wars» de Planeta DeAgostini Comics es recomendable para todos los aficionados y seguidores de la saga cinematográfica creada por George Lucas, principalmente para quienes valoran y aprecian las aportaciones del Universo Expandido, aunque en esta ocasión la heterogeneidad del volumen, la variedad de historias, de dibujantes, de guionistas, las nueve aventuras con distinta calidad pese a converger todas ellas en un único personaje protagonista, hacen de este «Star Wars: Boba Fett» una obra que no es imprescindible. De lectura entretenida, con algún golpe de efecto brillante, pero irregular a causa de la propia configuración del volumen como suma de relatos inconexos.

Las disputas que se producen en la galaxia son la mejor manera de prosperar para los piratas y los rebeldes, pues se ganan la vida con los infortunios de los demás al tiempo que se esconden tras el caos que la guerra deja tras de sí. Boba Fett es un cazarrecompensas neutral, por lo que ha podido aceptar las lucrativas ofertas del Imperio, ayudar a la República en su resurgir,… y a los jedi ahora que han vuelto.

Star Wars: Boba Fett
Autores: Varios
Edición original: «Star Wars Omnibus: Boba Fett» (USA)
Editorial: Planeta DeAgostini
Colección: Cómics Star Wars
Traducción: Bittor García
ISBN: 978-84-684-7664-3
Formato: 15x23cm. Cartoné. Color.
Páginas: 496
Precio: 45 euros