Rebelde” es el inicio de la saga de Kris Longkinfe, una nueva serie de cifi dedicada a la space opera militar que juega su principal baza a través de su protagonista. Una mezcla entre Miles Vorkosigan y Honor Harrington con la que Mike Shepherd ha logrado seducirnos.

"Rebelde" (Mike Shepherd, La Factoría de Ideas)Rebelde.
Autor: Mike Shepherd
Titulo original: Mutineer
Traducción: Alberto Morán Roa
Colección: Ventana Abierta num.47
Género: Space opera
Fecha de publicación: Junio de 2012
ISBN: 9788498008081
Formato: 23x15cm. Rústica con solapas
Páginas: 320
Precio: 20,95 euros

Kris Longknife es una privilegiada: su padre es el primer ministro de su planeta natal, su madre es la esposa perfecta. Su educación giró en torno a ser hermosa y dar con un buen marido. Pero el linaje de los militaristas Longknife corre por la sangre de Kris… y, pese a la oposición de sus padres, se alista en los marines.
Así, deberá demostrar su valía en el prolongado conflicto entre su poderosa familia, el muy defensivo (y también ofensivo) planeta Tierra y los centenares de colonias en guerra. Una serie de ataques mal planteados lleva la guerra muy cerca de su hogar y pone la vida de Kris en juego.
Ahora tiene que elegir entre una muerte segura en el frente, en los confines del espacio, o rebelarse.

Tenía muchas ganas de poder leer Rebelde porque, bueno, mientras esperamos a la siguiente entrega de Honor Harrington hay que ir matando el hambre por leer algo de buena space opera militar, un género en el que, a día de hoy, tan sólo tenemos 3 ó 4 libros al año entre Vorkosigan, Black Jack Geary y Honor Harrington (aunque el primero y la última no se prodigan tanto como desearíamos), gracias a la llegada de la saga de Mike Shepherd nos hemos encontrado con un libro adictivo en el que los referentes a, por ejemplo, la guerra civil americana, se combinan con un personaje que bebe del mejor Miles Vorkosigan (por aquello de pertenecer a una familia de raigambre en la que el poder viene junto a tu apellido) y de Honor Harrington, una referencia de la space opera militar a la que David Weber ha sabido engancharnos. En Rebelde, además, también hay un fuerte componente, ¿homenaje?, a David Weber, ya que cualquiera que haya leído Insurrección tendrá la sensación de “esto ya lo he leído antes”, tranquilos, la referencia auténtica estaría en la Guerra Civil americana, como comentamos antes, y no sería justo cargar a Mike Shepherd con ese peso… por muy poderosa que sea la tentación. Siendo justos hay que saber reconocer a Shepherd que en esta saga las decisiones políticas, y sus complots, tienen tanto o más peso que las luchas que Kris pueda tener.

Pero volvamos al libro donde uno de los puntos fuertes está en la propia familia Longknife, un calvario que Kris ha cargado durante toda su vida y que, tras los sucesos vividos en el libro, le llevará a replantearse su situación familiar y su futuro. Si a esto le sumamos el enfrentamiento que su familia vive con los Peterwald sin duda vendrá a nuestra memoria esos enfrentamientos de Falcon Crest entre los Channing y los Gioberti (para los más jóvenes la referencia sería Revenge y las familias los Grayson y los Clarke), un enfrentamiento que da más vidilla al libro, sobre todo después de que Kris conozca a Henry Peterwald y haya cierta “conexión”. Tranquilos, esto es space opera militar, el romance es una subtrama a la que apenas se dedica tiempo en el libro, aunque sirva para aderezar la trama.

Eso sí, Longknife pertenece a la Marina, así que esta saga va más de la lucha por tierra, llegando incluso a recordarme aquellos libros que publicó Timun Mas muchos años atrás dedicados a Battletech, que de la lucha de naves espaciales (aunque también tengamos de ello), pero tiene toda la pinta de que en un futuro cercano, quizás el próximo volumen, comencemos a ver algo más de lucha especial. No importa, la mezcla entre lucha terrestre, política y espacial está muy bien compensada y el lector no puede quejarse de que en el libro “no suceda nada”, aunque sí podría quejarse de que quiere más, esperemos que La Factoría corrija pronto esa necesidad.

Hablando de lo cual tenemos que decir que la edición es bastante correcta y que tan sólo hemos detectado un par de erratas en el texto (en las primeras páginas del libro) resultando, por lo general, en una muy buena edición que nos recuerda, poderosamente, al estilo de edición de los libros de Honor Harrington. Eso sí, un tirón de orejas a La Factoría de Ideas, menos incluir recomendaciones como “La serie que no deben perderse los seguidores de Honor Harrington” y más publicar el siguiente libro de Honor, no os preocupéis, los adictos a la space opera militar compraremos la saga de Black Jack y la de Kris Longknife y cualquier otra que pretendáis publicar de este subgénero de la cifi, siempre y cuando tengan tanta calidad como esta, pero es que la espera por Honor está siendo ya muy larga. Ah, y gracias por publicar Rebelde, al menos matamos el Hambre 😉

En conclusión, muy buen debut de Kris Longknife, una promesa dentro de la space opera militar a la que habrá que seguir con atención, tiene potencial para medirse con los grandes; Vorkosigan y Harrington (sí, suena a fútbol, pero ¿qué esperabais? se está jugando la Eurocopa). Os la recomiendo.